The Nevada Independent

Nuestro estado. Nuestras noticias. Nuestra voz.

The Nevada Independent

Despertando con miedo todos los días

Sebastian Cardenas
Sebastian Cardenas
En EspañolOpinión
SHARE
Candles on a table spell out DACA

Este texto fue traducido al español y editado para extensión y claridad a partir de una versión en inglés publicado en The Nevada Independent.

Soy un estudiante con honores en la Universidad de Nevada, Las Vegas, futuro educador, mentor, trabajador sin fines de lucro, voluntario habitual en la comunidad, un hijo confiable, y hermano solidario, entre muchas otras cosas.

Pero nada de eso parece importar a algunos cuando la gente se entera de una parte de mí que he ocultado durante muchos años: Soy un beneficiario de DACA.

El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) se estableció en 2012 y otorga protección temporal contra la deportación y da permiso para trabajar a inmigrantes indocumentados que ingresaron a los Estados Unidos cuando eran niños. Nevada es hogar de casi 13,000 beneficiarios de DACA, o DREAMers, incluyéndome a mí.

He escuchado cosas horribles acerca de mi familia y de mí por parte de opositores a DACA. Esos insultos y ataques se han vuelto cada vez más despiadados desde que la Administración Trump se propuso desmantelar el programa y las protecciones que brinda a personas como yo.

Escribo esto porque sé que si esas personas conocieran mi historia, o las historias de otros DREAMers, no tendrían esas creencias sobre nosotros.

Mi mamá emigró aquí como madre soltera cuando yo tenía menos de un año. Rara vez la veía cuando era pequeño porque las jornadas laborales de 16 horas eran su norma. Entró al país con una visa, pero no pudo renovarla debido a lo difícil que es navegar por nuestra política migratoria actual. Mi hermano mayor y yo heredamos esos mismos problemas.

Aunque pagamos más impuestos que la familia promedio en Estados Unidos, no somos elegibles para ningún tipo de apoyo gubernamental. Cada documento que obtengo del gobierno, incluyendo mi licencia de conducir, tiene algún tipo de exención de responsabilidad que indica que no tengo todos los privilegios de un ciudadano estadounidense.

La restricción de la ayuda del gobierno incluyó mi educación. A pesar de cientos de horas de servicio comunitario, haber diseñado un programa de educación financiera reconocido internacionalmente por mi escuela secundaria y haberme graduado como el mejor alumno de mi clase, no fui elegible para ninguna ayuda federal para continuar mis estudios.

Vivo con el miedo de que Donald Trump logre anular DACA y que me puedan deportar como le sucedió a mi hermano mayor hace 10 años porque no tenía las protecciones que yo poseo actualmente. Me aterra incluso recibir una infracción de tránsito porque mis hermanos menores podrían dejar de verme para siempre por ese motivo.

Me despierto todos los días sabiendo que podría perderlo todo en cualquier momento.

Pero mi historia no es especial. Cada uno de los 700,000 DREAMers en Estados Unidos tiene una historia como la mía. Somos maestros, bomberos, policías, soldados, médicos, enfermeras y trabajadores esenciales que dedicamos nuestra vida a hacer que este país sea mejor para todos.

Aunque mucho de esto es injusto, no guardo ningún resentimiento. Puede que no haya sido mi derecho por nacimiento, pero a través de todo esto siento que me he ganado el derecho de llamar a Estados Unidos mi hogar.

Somos estadounidenses en todos los sentidos, excepto en papel, y es hora de que esto cambie. El nominado Demócrata [a la presidencia] Joe Biden se comprometió a restablecer DACA, explorar todas las opciones legales para proteger a las familias de los DREAMers de una separación inhumana, y permitir que los DREAMers sean elegibles para préstamos estudiantiles federales y subvenciones Pell.

Es hora de que tengamos un presidente que, a diferencia del actual ocupante de la Casa Blanca, reconozca la dignidad de cada ser humano en este país y el valor que aportamos a nuestras comunidades.

Entonces, aunque no puedo votar, les pido a todos los que desean restaurar el alma de nuestra nación que voten por Joe Biden como nuestro próximo presidente de los Estados Unidos.

Sebastian Cardenas estudia educación en la Universidad de Nevada, Las Vegas y es beneficiario de DACA.

SHARE

Featured Videos

Comment Policy (updated 4/20/2021): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty. Comments that contain links must be approved by admin.
7455 Arroyo Crossing Pkwy Suite 220 Las Vegas, NV 89113
© 2022 THE NEVADA INDEPENDENT
Privacy PolicyRSSContactJobsSupport our Work
The Nevada Independent is a project of: Nevada News Bureau, Inc. | Federal Tax ID 27-3192716