The Nevada Independent

Nuestro estado. Nuestras noticias. Nuestra voz.

The Nevada Independent

OPINIÓN: Esto no ha terminado: Llegó Ómicron

Bayo Curry-Winchell
Bayo Curry-Winchell
En EspañolOpinión
SHARE

Esta nota fue traducida al español y editada para brevedad a partir de una versión en inglés.

La variante Ómicron de COVID-19 ha llegado y está aumentando en los EE. UU., dominando otras variantes, trayendo nuevas preocupaciones sobre su impacto potencial, y más preguntas sobre si las vacunas realmente funcionan.

Para entender Ómicron, hay que analizar la naturaleza de los virus. Los virus mutan de forma natural y continúan presentes para que puedan infectar a otros huéspedes. Esto ocurre en mayor medida cuando no hay tasas de vacunación altas y, ahora, lamentablemente, tenemos otra variante más.

Ómicron parece ser altamente transmisible y para quienes no están vacunados, puede presentar un alto riesgo de enfermedad junto con una posible hospitalización y muerte. Para los que recibieron la vacuna y aún contrajeron el virus –– una infección por recaída [breakthrough] — los síntomas generalmente han sido de leves a moderados.

Al inicio de la vacunación, algunos dijeron y luego se socializó ampliamente la noción de que las vacunas eran 100 por ciento efectivas para prevenir el virus. Sin embargo, ninguna vacuna es 100 por ciento efectiva y, lamentablemente, algunas personas que fueron inmunizadas contrajeron el virus y fallecieron. Las personas no vacunadas que aún son escépticas, junto con las personas vacunadas que han tenido infecciones por recaída, pueden pensar que la vacuna falló.

Y no es así. De hecho, la vacuna hizo lo que se suponía que debía hacer, que era proporcionar un nivel de protección con la esperanza de que menos personas enfermaran gravemente, fueran hospitalizadas o tuvieran un mal resultado. En medio de infecciones revolucionarias y una nueva variante, las vacunas siguen siendo una forma válida de mejorar las probabilidades de sufrir una enfermedad grave; y la mejor oportunidad que tenemos para combatir el COVID-19. En otras palabras, si retrocediéramos en el tiempo hasta el comienzo de la pandemia, ahora estaríamos en una situación mucho más grave si no tuviéramos las vacunas.

Ahora una gran pregunta es: Si recibí la vacuna y aún tengo el virus, ¿Debería recibir una vacuna de refuerzo? La respuesta simple es que los refuerzos pueden brindar un nivel de protección contra Ómicron. Sí, una persona con el esquema de vacunación completo aún puede contraer una infección por recaída; sin embargo, lo más probable es que sea de leve a moderada.

Pero, ¿Qué pasa si se tiene alguna inmunidad natural para contraer el virus en algún momento?, ¿se tiene protección? La respuesta es tal vez, especialmente si la persona no está vacunada y únicamente tiene como antecedente su infección anterior para protegerse del virus. Cuando observamos el caso de Sudáfrica, donde al principio de la pandemia una alta proporción de la población contrajo el virus, vemos que ahora hay un nivel elevado de reinfección. Eso es algo que hay que tener en cuenta cuando se piensa en vacunarse / aplicarse el refuerzo.

Este virus no se va a detener, pero debemos intentar controlarlo lo mejor que podamos. Y la mejor forma de hacerlo es mediante las vacunas. No sabemos cuáles serán los resultados y los impactos duraderos de contraer el virus según cada individuo. Por esta razón, animo a mis pacientes y al público a pensar más allá de sí mismos cuando consideren vacunarse. Contraer el virus puede debilitar física y económicamente, causar enfermedades crónicas y afectar gravemente la calidad de vida de una persona. El impacto es aún más preocupante para las poblaciones más vulnerables e inmunodeprimidas.

Yo recibí la vacuna de refuerzo para asegurarme de tener un nivel de protección para mi familia y mis hijos, y para continuar haciendo lo que amo como médico: Brindar atención al paciente. Las vacunas –– combinadas con un sentido de responsabilidad personal –– pueden ayudar a protegerlo a usted, a su familia, e incluso a quienes quizás usted no conozca.

La Dra. Bayo Curry-Winchell, M.D., M.S., es médico familiar con sede en Reno, donde es directora clínica regional de Carbon Health y es la directora médica de Saint Mary's Medical Group. Ella también es miembro del grupo de trabajo de la alcaldesa de Reno y del Equipo Asesor Médico del Gobernador para COVID-19.

SHARE

Featured Videos

Comment Policy (updated 4/20/2021): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty. Comments that contain links must be approved by admin.
7455 Arroyo Crossing Pkwy Suite 220 Las Vegas, NV 89113
© 2022 THE NEVADA INDEPENDENT
Privacy PolicyRSSContactJobsSupport our Work
The Nevada Independent is a project of: Nevada News Bureau, Inc. | Federal Tax ID 27-3192716