The Nevada Independent

Your state. Your news. Your voice.

The Nevada Independent

Sitio donde se estrelló avión destaca rol de Nevada en espionaje durante los 60s

Casi 60 años después del accidente, restos del avión más rápido del mundo aún están esparcidos por el desierto de Nevada en las afueras de Lovelock.
Tim Lenard
Tim Lenard
Joey Lovato
Joey Lovato
En Español
SHARE

Esta nota fue traducida al español y editada a partir de una versión en inglés.

En una zona desértica indefinida al norte de Lovelock, la única indicación de que alguna vez hubo un cráter de impacto de 60 pies, es una zona de hierba que destaca en medio del campo.

"Lo que me encanta de estos lugares, ya sea que yo esté buscando uranio, aviones espía o bombas atómicas, es que nunca pensarías que este lugar fuera interesante", dice Taylor Wilson. “Es simplemente un lugar común en el desierto. Pero pocos lo saben”.

Wilson es un físico nuclear que vive en Reno y se hizo famoso por ser la persona más joven en lograr la fusión nuclear en 2008 cuando él solo tenía 14 años. Desde entonces, ha trabajado en proyectos acerca de la radioactividad en colaboración con la industria, expertos y el gobierno federal.

Él se sintió especialmente atraído por ese lugar solitario en el desierto debido a una línea que leyó en un informe acerca de un accidente ocurrido en 1967: Dos fragmentos de residuos emitieron radioactividad cinco veces mayor que el nivel normal de fondo.

El reporte del accidente era acerca de un SR-71 Blackbird, que sigue siendo el avión tripulado más rápido construido con motores de aire. A más de tres veces la velocidad del sonido, la nave podría volar desde Washington, D.C. a Los Ángeles en menos de 65 minutos.

El SR-71B Blackbird, piloteado por el Centro de Investigación de Vuelo Dryden como NASA 831, atraviesa las montañas nevadas del sur de Sierra Nevada de California después de ser abastecido de combustible por un camión cisterna de la Fuerza Aérea durante un vuelo en 1994. (Judson Brohmer/Dominio público)

"Muchas cosas acerca de este avión estaban increíblemente adelantadas a su tiempo", comentó Wilson. "Tal vez no sea una sorpresa que esto haya generado muchos reportes de OVNIS” [Objetos Voladores No Identificados].

La agencia federal CIA quería que el Blackbird reemplazara al U-2 como su avión espía, pero según Peter Merlin, historiador y escritor quien durante más de 40 años ha estado estudiando la misteriosa Área 51 de Nevada y la historia de la aviación, la CIA pensó que el sitio de prueba tradicional, la Base de la Fuerza Aérea Edwards en el sur de California, era demasiado pública.

Entonces buscaron el sitio de pruebas nucleares de Nevada y el fondo de un lago seco al noreste de Las Vegas. La ubicación era remota y la proximidad a las pruebas nucleares significaba que podían utilizar la protección de la Comisión de Energía Atómica para justificar los trabajos en secreto.

Así que la CIA pagó para desarrollar un aeródromo, situado junto al fondo del Lago llamado Groom, y nació el Área 51.

Las especulaciones sobre dicha zona y lo que sucede ahí tomaron más fuerza en la década de 1980, cuando los OVNIS y la vida extraterrestre surgieron en la cultura pop.

Merlin explicó que la relación entre Nevada y los OVNIS está tan "arraigada en la conciencia colectiva que, si dices Área 51, lo primero en lo que alguien pensará es en extraterrestres, cuando debería estar pensando en aviones".

El Blackbird que se estrelló justo al norte de Lovelock el 25 de octubre de 1967, conocido como Aspen 28, comenzó su descenso y desaceleración cerca de Elko después de poco más de dos horas de vuelo.

En una época anterior al navegador GPS, el Blackbird dependía de un Sistema de Navegación Astroinercial. Sin embargo, ese sistema falló en el Aspen 28. Eso llevó al piloto del avión supersónico, el Mayor Roy L. St. Martin, a perder el control y estrellarse contra el desierto, no sin antes expulsarse de manera segura junto con su oficial de sistemas de reconocimiento, el Capitán John A.F. Carnochan.

Si bien Wilson nunca encontró material radiactivo al explorar el lugar del accidente del Aspen 28, halló piezas de la historia aeroespacial.

“Creo que el nevadense promedio no se da cuenta de lo que sucede en el cielo en un día cualquiera. Y este desarrollo aeroespacial que condujo a la creación del SR-71 Blackbird continúa hoy en día”.

Actualmente, la tecnología que se originó en las pruebas del SR-71 y otros aviones experimentales en el Área 51 se está utilizando en el recién anunciado X-59. Esto mantiene vivo el sueño de subirse a un vuelo en el aeropuerto de Los Ángeles y aterrizar en Nueva York 65 minutos después.

SHARE

Featured Videos

7455 Arroyo Crossing Pkwy Suite 220 Las Vegas, NV 89113
© 2024 THE NEVADA INDEPENDENT
Privacy PolicyRSSContactJobsSupport our Work
The Nevada Independent is a project of: Nevada News Bureau, Inc. | Federal Tax ID 27-3192716