the nevada independent logo
Niños en la Legislatura de Nevada el 9 de marzo de 2017. (Foto: David Calvert).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad y brevedad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

Una meta progresista que desde hace tiempo ha buscado elevar el salario mínimo en Nevada resurgió en la Legislatura este miércoles, pero esta vez con su mejor oportunidad para ser aprobada en casi dos décadas, incluso con algunos defensores de la propuesta, que están pidiendo a los legisladores un incremento todavía mayor.

Aunque muchas de las observaciones que se hicieron durante una audiencia del Comité de Comercio y Trabajo de la Asamblea acerca de esa iniciativa, la AB456 reiteraron argumentos anteriores en torno al aumento del salario mínimo, la audiencia del miércoles fue distinta: Por primera vez desde 1992, los Demócratas controlan ambas cámaras legislativas y la gubernatura, por lo que la aprobación de un proyecto de ley de salario mínimo es mucho más probable.

Durante la audiencia surgieron argumentos ya conocidos, desde restaurantes y grupos empresariales que se oponen, hasta organizaciones laborales y grupos progresistas mostrando su apoyo; aunque algunos Demócratas se pronunciaron en contra de la iniciativa porque no aumenta el salario a $15 dólares la hora.

El Presidente Demócrata de la Asamblea, Jason Frierson, patrocinador del proyecto de ley, dijo que creía que el producto final sería el resultado de un compromiso, pero que no aumentar el salario ya no es una opción.

El salario mínimo en Nevada no se ha modificado desde 2011, por lo que las empresas están obligadas a pagar $8.25 la hora, si no ofrecen seguro de salud, y $7.25 si incluyen un seguro médico.

Los salarios mínimos efectivos han aumentado en al menos 27 estados y Washington D.C. desde enero de 2014.

Según fue enmendada, la iniciativa de ley aumentaría la tasa actual del salario mínimo en el estado por 75 centavos en 2020, y $1 adicional por año hasta llegar a $12 y $11 por hora en 2023. Una enmienda presentada al proyecto de ley eliminó el lenguaje inicial relacionado con el litigio civil por el pago insuficiente de salarios, y un incremento menor por año de 75 centavos de dólar hasta llegar a los topes salariales de $12 y $11.

Pero Frierson y los defensores de la propuesta de ley dijeron que ocho años sin ningún tipo de aumento al salario mínimo en el estado (lo cual empata por ser el período más largo sin un aumento salarial desde 1969) ha dejado a miles de trabajadores, de una cada vez más diversa población demográfica y de distintas edades, luchando por salir adelante mientras que los sueldos se mantuvieron estáticos.

Los partidarios del proyecto de ley incluyen una amplia franja de grupos progresistas y sindicatos, que destacaron que cada vez más empleados de mayor edad están ocupando los puestos de trabajo sujetos al salario mínimo.

Entre quienes se oponen hay varias cámaras de comercio y restaurantes, que dijeron que si bien, en teoría, no se oponían a subir el salario base, querían ciertas exenciones para los salarios de empleados nuevos “en capacitación” o para evitar aumentos salariales en la industria de servicios y a otros trabajadores que reciben propinas.

Sean Higgins, un cabildero para Golden Entertainment, expuso que la empresa de casinos daría la bienvenida a un aumento al salario mínimo para los empleados que no reciben propinas, pero dijo que sin una escisión parcial para los empleados que reciben propinas el proyecto de ley cambiaría significativamente el panorama de los juegos de azar en el estado y la industria de la hospitalidad.

Esas sugerencias de crear una estructura salarial alternativa inferior al mínimo no fueron bien recibidas por la Asambleísta Demócrata Maggie Carlton — quien fue mesera — y quien cuestionó a los cabilderos del sector restaurantero acerca de si su apoyo estaba condicionado a un “crédito sobre las propinas” o  no permitir que los empleados que las reciben tengan un salario mínimo más alto que el requerido por la Constitución del estado.

“La razón por la que este estado es el estado que es, es porque los empleados que reciben propinas, los empleados de servicios en este estado, construyeron este estado”, dijo. “Y la razón por la que lo edificaron, y la razón por la que vinieron aquí, es porque no había un salario inferior al mínimo. Somos dueños de casas, tenemos servicios médicos, tenemos pensiones, servimos en la Legislatura, somos buenos ciudadanos de la comunidad. No se nos debería tratar de manera diferente porque elegimos  trabajar en una industria donde se pone la propina en la mesa”.

La propuesta de ley se alinea con lo que el Gobernador Steve Sisolak dijo durante un foro de The Nevada Independent realizado en enero, donde afirmó que apoyaría un salario mínimo de por lo menos $12 por hora con un incremento de “algo así como $1 al año durante tres, cuatro años”.

Una encuesta realizada por The Nevada Independent encontró que más de dos tercios de los votantes de Nevada apoyan un aumento al salario mínimo, aunque la encuesta no identificó una meta específica en dólares por hora.

Nota: Brian Sandoval ha donado $100, Merritt y Maggie Carlton han donado $375, y Steve Sisolak ha donado $2,200 a The Nevada Independent. Vea aquí la lista completa de donantes.

 

NV Indy
2020 Election Center
Stories
Candidate Trackers
Endorsements, Ads, Policies, Visits
& More
visit now
Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips