the nevada independent logo
(Foto: Sheldon Adelson / cortesía de East Coast Gambler bajo Creative Commons).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés publicada en The Nevada Independent.

Sheldon Adelson, el hijo de un taxista judío lituano, y quien se convirtió en multimillonario dejando una marca indeleble en el mundo de los juegos y apuestas, y de la política, murió después de una larga batalla contra el cáncer. Tenía 87 años.

La influencia de Adelson se extendió desde Las Vegas —donde convirtió la compra del icónico Sands en dos deslumbrantes propiedades en el Strip — hasta Washington, DC, donde obtuvo la atención de presidentes; y también hasta el extranjero, donde puso a Macao en el mapa como la meca de casinos y se convirtió en una fuerza en la política israelí.

Adelson también es la razón principal por la que existe el equipo de futbol americano los Raiders de Las Vegas, habiendo impulsado la mudanza del equipo desde Oakland y guiando un acuerdo de financiamiento especial a través de la Legislatura. Hace cinco años, el magnate extendió su influencia local y estatal al comprar Las Vegas Review-Journal, el periódico más grande de Nevada.

Adelson, cuya fortuna tiene un valor de más de $30 billones de dólares al momento de su muerte, se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo a través de la compañía que construyó, Las Vegas Sands, y usó parte de esa riqueza para caridad y política, posicionándose como el mayor donante del Presidente Donald Trump, quien influyó para trasladar la Embajada de Israel a Jerusalén.

"Mucho se ha escrito y dicho sobre cómo Sheldon, el hijo de inmigrantes pobres, alcanzó la cima del éxito empresarial gracias a su valor y genio, inspiración e integridad", dijo su esposa, Miriam, en un comunicado. “Fue una historia de espíritu empresarial totalmente estadounidense. Cuando Sheldon lanzaba una nueva empresa, el mundo veía con anticipación".

Demócratas que vieron a Adelson financiar a sus oponentes y cuyas políticas eran contrarias a las de ellos, incluyendo la delegación de Nevada en el Congreso, expresaron elogios al enterarse de su fallecimiento.

El Gobernador de Nevada Steve Sisolak elogió el espíritu empresarial de Adelson y destacó el trato que dio a los empleados durante la pandemia.

Adelson tuvo su parte de críticos, incluyendo sindicatos en Nevada a los que se negó a dejar entrar las puertas de los casinos Venetian y Palazzo.

Adelson será recordado en Nevada como uno de los visionarios más influyentes que jamás haya erigido un casino-resort, y siempre será conocido como el hombre que, quizás más que cualquier otro, ayudó a Donald Trump a convertirse en presidente, donando decenas, si no cientos de millones de dólares a la causa.

Nacido en 1933, Adelson comenzó a vender periódicos en Nueva York a los 12 años y a dirigir una empresa a los 16. También dirigió varios otros negocios e invirtió en bienes raíces antes de llegar a Las Vegas en 1979.

La experiencia de Adelson en la industria de las convenciones ayudó a posicionar a Las Vegas como una ciudad no solo conocida por los juegos de azar, sino también por las grandes ferias comerciales y eventos corporativos. Cuando Adelson compró el Sands Hotel original a fines de la década de 1980, construyó un centro de convenciones al lado.

En 1996, Adelson mandó derribar el Sands para dar paso a The Venetian, invirtiendo más de $1 billón de dólares en lo que se convertiría en un hotel icónico en el Strip o franja de casinos en Las Vegas.

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips