the nevada independent logo

La oficina de la secretaría de estado de Nevada dice que no ha recibido informes creíbles de fraude electoral, y mucho menos ningún indicio que pudiera afectar al resultado de una contienda, en esta etapa post-electoral 2018.

La declaración se produce después de que Michael McDonald, quien preside el Partido Republicano de Nevada, se presentó en un programa conservador de radio la semana pasada y puso en duda la integridad de la elección, en donde el estado de plata se pintó de azul. El columnista de Las Vegas Review-Journal, Wayne Allen, también sostuvo que hubo fraude en una columna publicada el fin de semana en donde señaló que creía que “la máquina Demócrata de Reid copió el plan de California y se robó la elección atiborrando a Nevada con votantes extranjeros ilegales, quienes sufragaron varias veces”.

Pero en lo que se refiere a la secretaria de Estado, la Republicana Barbara Cegavske, no hay ninguna prueba clara que indiqué que la elección no realizó bien.

“Hemos tenido un reclamo que fue recibido a través del proceso de Informes de Violaciones a la Integridad de la Elección (EIVR son sus siglas en inglés) y que se revisará al igual que todos los temas que se nos expusieron”, anotó una portavoz de su oficina en un comunicado. “Cuando una persona cuestiona la integridad de la elección, esperamos a que proporcione evidencia para apoyar el alegato. No se ha comunicado con nosotros ninguna autoridad con respecto a dudas sobre las elecciones intermedias de 2018“.

El Registrador Electoral del Condado de Clark Joe Gloria hizo eco de dicho sentimiento. “No estoy al tanto de alguna queja creíble sobre la reciente elección aquí, y yo recomiendo a cualquier persona con conocimiento de una irregularidad específica que comparta esa información con la oficina de la Secretaría de Estado de Nevada y con las autoridades”, él afirmó.

Los comentarios de McDonald comenzaron con una pregunta del conductor de radio Kevin Wall: “¿Usted confía en la integridad del voto?”

Una larga pausa se produjo antes de que McDonald respondiera: “No, no confió en ello. Realmente no confío en ello. Lo siento. No soy un teórico del complot, por naturaleza, pero simplemente no creo lo que pasó. Realmente no lo creo. Quiero ver pruebas. Creo que ahí hubo algunos chanchullos“.

McDonald no ofreció ninguna prueba de que la elección estuvo manipulada a favor de los Demócratas, pero él continuó diciendo que ha estado en “contacto muy de cerca” con el FBI desde que se llevaron a cabo las elecciones. Él no devolvió llamadas en busca de comentarios sobre las acusaciones.

La elección intermedia fue victoriosa para los Demócratas de Nevada que ganaron una carrera clave en el Senado, una batalla muy reñida por la gubernatura y otros cargos públicos en todo el estado, incluyendo algunos puestos menores. Y los márgenes no fueron estrechos: La Representante Demócrata Jacky Rosen derrotó al titular Republicano Dean Heller por el Senado de Estados Unidos con 5 puntos porcentuales, mientras que el Demócrata Steve Sisolak venció al Republicano Adam Laxalt por casi 4 puntos porcentuales en la carrera por la gubernatura.

McDonald dijo que el resultado no concuerda con unos esfuerzos de campaña sin precedentes del Partido Republicano en Nevada, donde el partido a nivel estatal trabajó tanto con el Partido Nacional Republicano como con la Casa Blanca para analizar los datos de los votantes y motivar a la gente a que acudiera a las urnas.

“Algo está mal aquí”, él le advirtió a Wall.

La oficina del gobernador Republicano Brian Sandoval tampoco ha recibido ningún reporte de fraude electoral, según dijo su portavoz por medio del correo electrónico.

La Registradora del Condado de Washoe, Deanna Spikula, también rechazó la noción de fraude electoral. Cuando se le preguntó si su personal había encontrado irregularidades, ella respondió simplemente: “no”.

“Las elecciones en el estado son de las mejores en el país”, ella dijo. “Tenemos un proceso muy atento a los detalles. A lo largo del proceso, estamos documentando nuestros pasos y lo que estamos haciendo“.

The Nevada Independent buscó a varios Republicanos, incluyendo a Adam Laxalt, quien es el fiscal general del estado, al Legislador Mark Amodei y al líder Republicano en el Senado Estatal James Settelmeyer. Ninguno respondió solicitudes de comentarios sobre la integridad de la elección.

Pero el Asambleísta Republicano Jim Wheeler —- que representa a los residentes de los condados de Douglas y Storey y parte del condado de Lyon — ofreció una postura ante la situación.

“Todo es ruido para mí en este momento. Perdimos. Fin de la discusión “, él dijo el martes, por teléfono. "Es hora de seguir adelante. Si hay pruebas, tocaremos el tema y seguiremos adelante y procesaremos a las personas. Si no es así, es tiempo de seguir adelante y gobernar“.

Wheeler no se atrevió a condenar la decisión de McDonald de cuestionar los resultados de las elecciones en un programa de radio.

“Eso depende de él”, dijo Wheeler. “Es posible que él tenga evidencia que yo no he visto”.

El Departamento de Justicia y la oficina del Fiscal de los Estados Unidos en Nevada, que anunciaron un plan para supervisar las elecciones de Nevada, se negaron a hacer comentarios sobre cualquier problema de fraude electoral.

Riley Snyder contribuyó con esta información.

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips