the nevada independent logo
En Español | Legislatura

Entrevista con Dolores Huerta, icono de los derechos civiles

La Legislatura de Nevada el 18 de marzo de 2019. (Foto: David Calvert/ The Nevada Independent).

Este 10 de abril llegó a sus 89 años de vida y sigue sin detenerse. En gran parte de ese tiempo, sus ojos han visto cambios en la vida política de este país, pero también ha sido parte de muchos de ellos.

Icono de los derechos civiles, activista codo a codo con el líder César Chávez, y actual presidenta de una fundación que lleva su nombre, Dolores Huerta continúa siendo una mujer de convicciones firmes quien se preocupa por las nuevas generaciones.

Entre las causas más recientes que defiende, está la campaña del Consejo de Liderazgo Latino de la organización Compasión y Opciones [Compassion and Choices] a favor de promover una iniciativa de ley que permitiría a enfermos terminales tener la opción de ayuda médica para morir.

Nevada no es el único estado de la unión americana que está presentando este tipo de propuesta de ley. Hasta la fecha, seis estados, y el Distrito de Columbia, ya han aprobado leyes similares, incluyendo California, Colorado, Hawai, Oregón, Vermont y Washington.

Bajo la ley de Nevada a los pacientes con enfermedades terminales sólo se les permite rechazar el tratamiento para mantenerlos con vida o resucitarlos, pero no tomar un medicamento activamente para terminar con sus vidas.

Así mismo, para ser elegible, el paciente debe tener al menos 18 años, ser competente, ser residente de Nevada, haber recibido diagnóstico por parte de dos médicos de padecer una condición terminal, y firmar de manera voluntaria que nadie lo está obligando a tomar la decisión.

Durante una conversación reciente vía telefónica para el programa de radio Cafecito con Luz y Michelle de The Nevada Independent en Español, la activista compartió, entre otros temas, sus razones para apoyar en Nevada la propuesta SB165, que se presentó ante la Legislatura estatal este 14 de febrero y que todavía tiene que pasar por más pasos antes de que se decida si tendrá aprobación final.

Esta es una versión de la entrevista, que ha sido editada para brevedad y claridad.

Una nueva máquina de tomografía computarizada en las instalaciones del Northeastern Nevada Regional Hospital en Elko. Martes 3 de abril del 2018. (Foto: Jeff Scheid/The Nevada Independent).

Pregunta (P): ¿Qué la lleva a visitar la Legislatura de Nevada?

Respuesta (R): Estamos tratando de pasar una ley para aquellas personas que tienen una enfermedad que no la pueden curar y que están sufriendo; y esas personas quieren terminar su propia vida, porque ya saben que no hay remedio para la enfermedad, que ellos mismos hablen con sus médicos. Tiene que ser una cosa seria y que esas personas ya puedan terminar su vida en un modo que puedan decir humano, para que no tengan que seguir sufriendo si saben, como dije, que no hay remedio para las enfermedades que tienen.

Esperamos que aquí en Nevada estas personas también puedan escoger ese modo de terminar su vida si saben que ya se van a morir de todos modos, pero tienen un sufrimiento terrible y no hay por qué seguir sufriendo si ya saben que están al fin de su vida y es un modo muy humano. Y esta cosa no es para todo el mundo ¿no? No es un mando, es una cosa que las personas pueden escoger.                                               

Esperamos que la Legislatura vaya a pasar la ley y que el gobernador la firme. Esperamos que aquí en Nevada las personas también puedan tomar ventaja de esta ley.

P: Ya se han aprobado leyes similares en el distrito de Columbia, California, Colorado, Hawai, Oregón, Vermont y Washington, pero si esa propuesta se firmara como ley, entonces Nevada se convertiría en el séptimo estado en permitir esta práctica. Este tema en particular tiene un significado muy especial para usted por la experiencia que pasó con su mamá. Platíquenos un poco de eso:

R: Mi madre sufría de cáncer. Le dijeron que tenía seis meses para vivir, pero en verdad solo vivió seis semanas que fueron terribles, porque ella tenía mucho dolor y llegó al punto en que casi no podía ni hablar, y nada más hacía señas con sus manos. Para toda la familia fue un sufrimiento, no solamente para ella. Tuvimos que ser testigos de lo que ella estaba pasando. Fue muy duro para nosotros.

Sé que, así como mi familia sufrió tanto al ver todo eso, hay muchas familias que han pasado por esos sufrimientos. Creo que no es necesario. Si hay otro modo, si uno ya cuando sabe que va a terminar su vida, le puede hablar a todos sus seres queridos, y decirles “vamos a unirnos, vamos a celebrar nuestra vida” y luego nos podemos pasar a la otra vida siempre acompañados con nuestras gentes, en vez de tener gastos de hospital que a veces no son necesarios.

Esa ley no dice que una persona va a tomar su vida así solita, debe tener la decisión de los médicos que dicen que ya no hay remedio. La persona no va a tomar sola esa decisión, tiene que tener dos médicos que la acompañen y que digan “sí, esta persona ya no tiene remedio, por su enfermedad”. ¿Por qué no vamos a apoyar que la persona ya no sufra si, como dije, hay otro modo en que una persona puede salir de un modo digno? Por eso a esta propuesta de ley la llamamos la muerte, pero con dignidad.

P: Compassion and Choices ha señalado que no respalda ni el llamado suicidio asistido ni la eutanasia. La organización explica que el suicidio asistido es alentar a ayudar intencionalmente a alguien que no tiene una buena salud mental a que cometa esa práctica y eso es un delito en muchos estados de la Unión Americana. Tampoco apoya la eutanasia porque, en ese caso, es alguien más y no la persona moribunda quien elige y actúa para causar esa muerte. Y agrega que esa práctica es ilegal en todos los Estados Unidos. Señora Huerta, los partidarios a menudo se refieren a ese tipo de leyes como “muerte con dignidad”; mientras que los opositores se refieren a esta como “suicidio asistido por un médico”. ¿Desde su perspectiva, cuál es la diferencia?

R: Sabemos que en realidad en muchos hospitales, aquí también yo soy testigo, mi primer esposo se estaba muriendo y le estaban inyectando morfina para que no sufriera tanto dolor. Y se puede decir que él no estaba sufriendo en ese momento de su muerte, pero le estaban dando mucha morfina. Así es que podemos decir que cuál es la diferencia ¿no? Pero esto está pasando en muchos hospitales hoy en día. Nos tenemos que acordar que esta ley solamente afecta a las personas que están muy enfermas y que ya saben que no los pueden curar. Como dijimos, esto no es para todo el mundo, es solamente para quienes saben que no hay remedio para su enfermedad. Una persona, si quiere seguir sufriendo, pues es la decisión de ellos también, tampoco es imponerles lo que nosotros creemos ni nuestros valores. Cada uno va a escoger el modo en que quiere morir.

P: Quienes se oponen a esta propuesta de ley dicen que el acto de que alguien atente contra su vida se debe determinar como un suicidio sin importar las circunstancias, y que esa iniciativa de ley no protege a pacientes que están pasando por un duelo emocional porque no tienen una mente clara después de haber recibido un diagnóstico terminal.

Los opositores también consideran que los familiares se podrían aprovechar del paciente moribundo, y no apoyan esta legislación porque les parece que pone demasiado poder en manos de los médicos y crea incentivos para que las compañías de seguros alienten a los pacientes a tomar esa opción en lugar de tratamientos costosos y continuos. El tema es controversial y también tiene que ver con las creencias de la gente. ¿Usted cree que una iniciativa de ley como ésta va a contar con el apoyo de la comunidad, en este caso, especialmente la población hispana?                  

R: La mayoría de las personas hispanas apoyan esta ley. No solamente podemos decir más del 50 por ciento, son más del 60 y 70 por ciento las personas que apoyan esta ley. Esta ley no es para todo el mundo. Aquellas personas que tienen su religión y quieren sufrir hasta el último momento, pues lo pueden hacer. Esta ley no dice que no lo pueden hacer. Esta ley es solamente para las personas que escogen ese modo de terminar su vida sabiendo que ya están al fin de la vida de todos modos.

En los estados donde ha pasado esta ley, son pocas las personas que han escogido esta forma de terminar su vida, así es que no podemos decir que son miles y miles de personas. Sabemos que tiene que ser la decisión de la persona y también de la familia porque es la que se encarga después de que la persona muera. El fin de la vida de cada uno es una cosa muy importante, muy seria, muy crítica, y debemos tener varias personas incluidas en hacer esas decisiones para uno.

P: Y en otros temas, vi que el 10 de abril usted cumplirá 89 años…

R: Voy a cumplir mis 89 años, pero siempre estoy activa en las campañas. Tenemos que trabajar muy duro en el censo y ser contados porque si no contamos cada comunidad, cada vecindad, por persona se pierden más de $15,000 dólares de ayuda federal; dinero que el gobierno da a nuestras comunidades para escuelas, calles, programas de salud. Y queremos decirle ahorita la gente, especialmente a la latina. que tiene que ser contada y que sepan que la información que se va a dar en el censo es confidencial y no se puede entregar a la migra ni a nadie. Por eso queremos que antes del 2020 nos eduquemos acerca de la importancia de que seamos contados para el censo.

Y no solamente que se involucren, sino ayudar a correr la voz. Cuando hacemos el censo también se hacen los distritos electorales para decidir, por ejemplo, si hay un distrito latino donde nosotros podemos tener un representante, que no solamente tengan nuestras facciones sino nuestros valores, personas que van a luchar por nosotros; y si no nos juntamos, dicen, “bueno, pues en este distrito no tenemos que tener una persona latina, también podemos tener una persona anglosajona”. No podemos ser invisibles, para hacer visibles tenemos que ser contados.

P: ¿Qué le falta conseguir a Dolores Huerta? ¿Cuáles son algunos proyectos que usted quiere hacer realidad?

R: Hablé del censo, pero también estamos trabajando muy duro por nuestros estudiantes porque sabemos de muchos distritos escolares que a jóvenes latinos y aún a los jóvenes afro-americanos no les están dando la educación de calidad que merecen y hemos puesto varias demandas legales en contra de distritos escolares por la discriminación en contra de nuestros jóvenes. Esa es una prioridad para nuestra fundación, queremos parar lo que se dice que es el paso de nuestras escuelas a la prisión. Sabemos que en los Estados Unidos tenemos más de 2 millones de personas en las prisiones y eso está mal porque la mayor parte de las personas son latinos y afroamericanas y esa es una discriminación que estamos sufriendo a nivel nacional y tenemos que parar eso.

También estamos abogando para que haya más mujeres — por mujeres digo feministas, hombres y mujeres — en los puestos políticos. También tenemos que trabajar con nuestro medio ambiente para proteger a la madre tierra, para las generaciones que vienen adelante. Para la gente trabajadora, que haya leyes para que les paguen bien, los traten mejor, y tengan el dinero para su jubilación. Y a la larga vamos a luchar para que todo mundo tenga [cuidado de] salud gratis y también para educación del colegio gratis, tenemos la agenda muy apretada.

Escuche aquí la entrevista completa.

 

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips