the nevada independent logo
Los aspirantes a representar el Distrito 3 en el Ayuntamiento de la Ciudad de Las Vegas escuchan a un moderador durante un foro de candidatos el jueves, 21 de marzo de 2019. (Foto: Checko Salgado/The Nevada Independent).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

Aunque siete candidatos están en la contienda para reemplazar al concejal saliente de Las Vegas, Bob Coffin, sólo uno acapara la atención: El ex Congresista Demócrata Rubén Kihuen, quien busca volver al escenario político meses después de haber dejado el cargo tras acusaciones de acoso sexual y proposiciones no solicitadas durante la campaña de 2016.

Kihuen se ha convertido por mucho en el centro de atención en una elección municipal que normalmente no despertaría un gran interés, mientras que procura resucitar su carrera y sus críticos buscan frenarlo.

Después de la participación de un mariachi juvenil para crear el ambiente, los siete candidatos contestaron preguntas preparadas por parte de un grupo de moderadores en un foro estrictamente controlado que duró una hora y que tuvo lugar este jueves en la Iglesia Reformation Lutheran, al Este del Hotel y Casino Stratosphere.

Organizado por habitantes del Distrito 3 en colaboración con el grupo Nevadenses por el Bien Común (Nevadans for the Common Good), el foro atrajo a más de cien electores provenientes de más de una docena de vecindarios del área.

Cada pregunta fue precedida por la historia personal de un elector del Distrito 3, y aunque abarcaron temas variados — desde seguridad, hasta parques y zonificación — todas terminaron enfocándose en una sola cuestión: ¿Se va a comprometer a mejorar el Distrito 3?

Hubo poca diferencia entre los candidatos; cada uno respondió cada pregunta con un rotundo “sí”. Aunque todos utilizaron sus 30 segundos de respuesta para distinguirse del grupo, las respuestas se basaron en los detalles más pequeños, pues cada aspirante trató de ganarse su propio lugar entre los votantes.

La ex Asambleísta Olivia Díaz prometió “escuchar, trabajar duro y asegurarme de que estemos trabajando en las cosas que estoy escuchando aquí”, mientras que subrayó la importancia de resolver los problemas de seguridad pública, la falta de vivienda y la concesión de licencias comerciales.

En contraste, Kihuen se mantuvo apegado a sus méritos, promocionando el hecho de que durante 10 años representó a la mayor parte del Distrito 3 en la Legislatura o el Congreso.

“Ustedes saben, soy hijo de una recamarera y un ex trabajador agrícola. Mi familia llegó a los Estados Unidos sin nada. Sin dinero, contactos, familia, amigos, trabajo, sin un lugar donde vivir, y casi 30 años después, me convertí en congresista de los Estados Unidos. Ese es el Sueño Americano”.

Los siete aspirantes al Distrito 3, que abarca gran parte del núcleo urbano de Las Vegas, incluyen a Kihuen y Diaz, además de Aaron Bautista, Melissa Clary, Mingo Collaso, David López y Shawn Mooneyham.

Cómo las contiendas municipales son no partidistas, los siete contendientes están compitiendo para ser uno de los dos que avanzarán a las elecciones generales de junio. Si uno de ellos logra ganar la mayoría de los votos, entonces la carrera terminará en la elección primaria.

Miembros del público reaccionan durante un foro de candidatos a representar el Distrito 3 en el Ayuntamiento de la Ciudad de Las Vegas, el jueves 21 de marzo de 2019. (Foto: Checko Salgado/The Nevada Independent).

Para algunos votantes, el foro resultó ser una especie de prueba de fuego rumbo a la votación primaria del 2 de abril.

“He estado en este vecindario desde hace 21 años, y sólo he visto a dos concejales en ese lapso”, dijo Lance Kirk, un votante del Distrito 3. “Muchas veces esto se convierte en más de lo mismo porque no tienen tiempo para ocuparse de los problemas vecinales. Queremos asegurarnos de que la gente rinda cuentas; vamos a elegir hacer eso y creo que el mensaje quedó claro esta noche”.

Kirk dijo que le daba gusto ver que los candidatos se mostraron abiertos acerca de sus planes para trabajar con la comunidad y que esperaba encontrar una mayor accesibilidad y responsabilidad dentro del Ayuntamiento.

Las acusaciones en contra de Kihuen persistieron como algo obvio de lo que nadie hablaba, mientras que aplausos y abucheos dispersos hacia el ex legislador tuvieron que ser disipados al principio por parte de los moderadores. Para la votanten Betty Buehler, las acusaciones contra Kihuen redujeron sus posibilidades.

“Es la persona por la que desde luego no votaría”, dijo Buehler. “Creo que eso le afectó mucho. Mucha gente no va a votar por él, por lo que veo”.

Pero para otros votantes, las acusaciones no son lo que más importa. En cuanto a Kirk, dijo que aún no ha tomado una decisión.

“No estoy a favor o en contra de él en este momento, pero si la gente puede dar lo que necesita nuestra comunidad, y abogar por nosotros y traer recursos, estoy a favor de eso”, dijo Kirk. “En realidad no he tomado una decisión, pero probablemente esto está en la mente de todo mundo. Él ha venido a tocar a mi puerta”.

Después de pasar tiempo en ambas cámaras de la Legislatura, Kihuen fue elegido para el Congreso en 2016. Acusaciones surgieron en diciembre de 2017, señalando que el nuevo congresista había acosado sexualmente a una integrante del personal de campaña. La noticia fue publicada por primera vez en Buzzfeed News.

Una investigación de nueve meses que la Comisión de Ética de la Cámara realizó en torno a las alegaciones determinó finalmente que el contenido de Kihuen “violó el espíritu” de las normas de acoso sexual de la Cámara de Representantes, aunque de hecho no lo pudo definir como acoso ni tomó medidas más serias.

Kihuen ha negado cualquier conducta indebida, diciendo en una entrevista de radio en español el mes pasado que el comité le había dado una “agarrada de orejas” por coquetear.

“Lo que quiero aclarar de todo esto, es que a mí no me acusaron de violar a nadie, a mí no me acusaron de… asalto sexual”, dijo en el programa de radio. “A mí me acusaron de echarle un piropo a una mujer”.

A principios de este mes, apareció un sitio de Internet que atacó la credibilidad de las tres mujeres que lo acusaron de acoso, refiriéndose a ella como “acusadoras falsas”. Kihuen negó su participación en el sitio, tuiteando al día siguiente que no había tenido conocimiento de dicha página hasta que el Comisionado del Condado Clark Justin Jones se lo comentó.

Cuando Kihuen entró a la contienda, sus críticos se unieron bajo el #NoMeansNoRuben, un grupo que es al mismo tiempo un Comité de Acción Política (PAC) y hashtag (tema de conversación en las redes sociales). Ellos argumentan que las acusaciones que rodean a Kihuen son motivo de descalificación, y han estado utilizando las redes sociales para recordar a los votantes que él tiene alegaciones en su contra.

Aunque Kihuen convivió con los votantes después del foro, uno de sus voceros negó una solicitud de entrevista a The Nevada independent.

 

 

IndyFest 2020
Sat., Oct. 3rdLearn more
Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips