The Nevada Independent

Your state. Your news. Your voice.

The Nevada Independent

Lo que necesita saber acerca del proceso de petición para destituir de su cargo a tres Senadoras estatales

The Nevada Independent Staff
The Nevada Independent Staff
En Español
SHARE

Este artículo fue traducido al español y editado para mayor claridad a partir de versiones en inglés que aparecen en la página de The Nevada Independent.

Partidarios de un esfuerzo Republicano para remover de su cargo a la Senadora Independiente Patricia Farley, y las Demócratas Nicole Cannizzaro y Joyce Woodhouse, presentaron ya su primera entrega de firmas.

El esfuerzo por destituir a Farley de su cargo no prosperó, mientras que aún no está claro si habrá elecciones especiales para remover a Woodhouse y Cannizzaro.

El proceso se enfoca en cambiar un Senado controlado por los Demócratas en anticipación a las elecciones del 2018. Los Republicanos quieren manejar la agenda de la sesión legislativa del 2019 y controlar el proceso políticamente vital de redistribución de distritos que se llevará a cabo después de la sesión del 2020. El poder de delimitar líneas de distrito electorales podría influir en lo fácil que sería para su partido conseguir un lugar en puestos congresionales y en la Legislatura para la próxima década.

Es poco probable que los Republicanos ganen alguno de los asientos en el Senado ocupados por los Demócratas y que están disponibles para elección el año que entra, ya que se encuentran en distritos que en su gran mayoría son Demócratas.

Nicole Cannizzaro

La tarde de este martes los patrocinadores del proceso presentaron más de las cientos de firmas que necesitaban para iniciar una elección especial para retirar de su cargo a la Senadora Demócrata estatal Nicole Cannizzaro, dijeron a The Nevada Independent las autoridades electorales del Condado de Clark.

Los partidarios del esfuerzo de destitución dijeron que presentaron 16,875 firmas el martes, 1,900 más que las 14,975 firmas necesarias para remover a Cannizzaro de su cargo, según el Secretario de Admisiones de Votantes del Condado de Clark, Joe Gloria, quien dijo que el condado completará su propio recuento este miércoles y espera notificar al secretario de Estado antes del Día de Acción de Gracias si un muestreo indica que se ha calificado.

Pero la cantidad de firmas entregadas aún sin procesar deja poco margen para el error; es una protección más pequeña que la que presentaron los patrocinadores del proceso de remoción en su intento por desbancar a la Senadora Joyce Woodhouse, cuyos partidarios ahora están argumentando en la corte que alrededor de un tercio de esas firmas no son válidas. De ser cierto, eso empujaría la petición de Woodhouse por debajo del límite de viabilidad para una elección de destitución especial.

Los patrocinadores necesitaban presentar firmas de más del 25 por ciento de las personas que emitieron su voto durante la última elección para calificar con éxito un retiro contra Cannizzaro.

“He pasado mi carrera como fiscal persiguiendo a algunos de los peores criminales en nuestro estado, y no me intimidan ni un poco los turbios intereses especiales y los políticos desesperados detrás de esta manipulación del proceso de destitución", dijo Cannizzaro en un comunicado. "Este plan para alterar la voluntad de los votantes en mi distrito ha sido una campaña de desprestigio agresiva y deshonesta desde el primer día, y estaré observando de cerca el proceso de verificación de firmas esta semana".

Este es uno de los tres esfuerzos dirigidos a remover de su cargo a las Senadoras Demócratas.

La Senadora Independiente Patricia Farley durante una conferencia de prensa en Roseman Summerlin Campus. Miércoles 27 de septiembre del 2017. (Foto: Jeff Scheid/ The Nevada Independent).

Patricia Farley

Quienes apoyan el proceso para destituir a Farley presentaron menos de un tercio de las firmas necesarias para calificar para una elección especial, confirmaron a The Nevada Independent oficiales de elecciones.

Patrocinadores de la petición entregaron 2,056 firmas la mañana de este jueves, lejos de las 7,342 que se necesitaban provenientes de residentes confirmados de haber votado en el distrito del senado estatal de Farley en las elecciones del 2014 para poder calificar. Poco después de que los partidarios de la remoción empezaran a circular la petición a mediados de agosto, Farley  — quien fue elegida como republicana en el 2014 pero cambió de partido y comenzó a reunirse con Demócratas del Senado en el 2017, anunció que no buscaría la reelección el próximo año.

En una breve entrevista realizada este jueves, Farley dijo que se sentía aliviada y sorprendida de que los esfuerzos de remoción no hubieran calificado, y que estaba contenta de que ese proceso “super incorrecto” no hubiera tenido éxito.

“Me da gusto ver que un plan destructivo dirigido a quitarle su derecho a los votantes haya sido detenido, y que alguien que tuvo malas intenciones acerca de comprar las elecciones esta vez no haya sido exitoso”, dijo. “La cantidad de dinero, de ridiculez, y de políticas basura, está, pienso, en el punto más bajo de Nevada”.

La Senadora Demócrata Joyce Woodhouse, quien representa al Distrito 5 en Henderson, durante la 79a. Sesión Legislativa en Carson City. 6 de febrero del 2017. (Foto: David Calvert/The Nevada Independent).

Joyce Woodhouse

Así mismo, una petición para destituir de su cargo a la Senadora estatal Joyce Woodhouse ha reunido las firmas válidas suficientes para iniciar una elección especial, aunque los Demócratas del estado se  comprometieron a pugnar para que la elección ni siquiera ocurra.

Woodhouse es una de tres legisladoras que son objeto de los intentos para que sean removidas de sus cargos como parte de un esfuerzo respaldado por los Republicanos para ganar mayor control del Senado estatal, algo que sería muy difícil de lograr a través de los canales normales de elecciones regulares.

Sin embargo, el lenguaje de las peticiones de remoción ofrecen una justificación diferente: Que Woodhouse ha votado para aumentar impuestos y que está fuera de contacto con los votantes del distrito, por ejemplo.

Oficiales del Departamento de Elecciones del Condado Clark revisaron la validez de una muestra aleatoria de 876 firmas — representando el 5 por ciento de las 17,502 presentadas en la petición —pero difirieron a la Oficina de la Secretaría del Estado para hacer los cálculos finales de cuántas de las firmas se consideraron elegibles y cuántas deberían ser afectadas debido a que los votantes revocaron el permiso más tarde.

Oficiales de la Secretaría del Estado dijeron la semana pasada que habían verificado 15,444 firmas válidas en la petición, un poco más de las 15,201 requeridas para calificar para una elección especial.

La demanda, presentada el lunes en la Corte del Distrito del Condado Clark, argumenta que 5,576 firmas únicas usadas en la petición de remoción de cargo no deberían contarse a favor del total por diversas razones, una de las más comunes es que los firmantes no votaron en la elección del 2016 cuando Woodhouse ganó. Otro motivo es que los firmantes no viven en el Distrito de la senadora en el área de Henderson. Cerca de 3,000 firmas parecen no ser elegibles constitucionalmente, mientras que unos 2,000 firmantes han solicitado que sus nombres se remuevan de la petición, de acuerdo con seguidores de Woodhouse.

Si todas son descalificadas, el número de firmas en la petición fallará por 12,000 —por debajo del límite de viabilidad — lo que resultaría en un esfuerzo fallido por destituir a Woodhouse.

Su reto podría incluir hacer su propia revisión completa de las peticiones que se presentaron. Si surge una demanda dentro de la ventana de 10 días después de que el secretario emita un llamado para una elección especial, “detendría el reloj” y retrasaría la línea temporal para realizar los comicios especiales hasta que el asunto se haya resuelto en la corte.

Si todo sale como planean los organizadores que buscan la destitución de Woodhouse, una elección especial para expulsarla tendría lugar a mediados de diciembre.

La lucha

Los Demócratas han puesto manos a la obra para prevenir que eso ocurra preparando demandas para desafiar el intento de expulsión, y un esfuerzo organizado para descalificar firmas en la petición.

Uno de los acusados ​​nombrados en una demanda presentada por Demócratas de Nevada que busca bloquear el proceso de remoción de las tres senadoras estatales está pidiendo a una corte federal que desestime el caso esencialmente por una supuesta falta de jurisdicción.

En una presentación entregada a una corte federal de distrito este miércoles, el Fiscal del Condado de Clark, Steve Wolfson, en representación del Secretario de Admisiones de Votantes del Condado Clark, Joseph Gloria, solicitó al tribunal que desestime el caso por falta de jurisdicción entre los demandantes y los funcionarios del condado y del estado acusados ​​de supervisar el proceso de remoción de cargos.

La respuesta argumenta que el daño establecido por los demandantes no es rastreable a las acciones de los funcionarios electorales, ya que el secretario del condado solo está a cargo de las "funciones ministeriales" asociadas con el esfuerzo de destitución.

La otra persona mencionada en la demanda, la Secretaria del Estado, Barbara Cegavske, aún no ha respondido ni a la demanda ni a la solicitud de una medida cautelar presentada por los abogados de los demandantes. Según un acuerdo estipulado por los abogados de ambas partes, Cegavske tiene hasta el 17 de noviembre para presentar una respuesta oficial.

Para que se inicie una elección causada por una petición para remover a un funcionario de su cargo, los organizadores deben recabar suficientes firmas válidas para igualar un 25 por ciento del número de votantes en el distrito donde ganó el legislador. Ningun politico ha sido removido de su cargo exitosamente a través de esa estrategia por lo menos desde 1993.

Los patrocinadores de la petición

No está claro quién es financieramente responsable de los intentos de remoción porque no se requiere revelar las contribuciones financieras de campaña sino hasta cuatro días antes de que inicien las votaciones tempranas para una elección especial bajo las leyes de Nevada para el financiamiento de campañas.

Pero el Líder Republicano de la Minoría en el Senado estatal, Michael Roberson, ha defendido abiertamente las peticiones, señalando en una columna reciente del periódico Las Vegas Review-Journal que cree que los Demócratas deberían enfrentar las elecciones para la destitución de los cargos.

Residentes de Henderson han reportado el apoyo de Woodhouse a “una propuesta de ley para ciudades santuario” como una de las razones que los recolectores de firmas han usado para la destitución de la senadora, quien ha servido durante tres términos.

Los patrocinadores de la petición esperan reemplazar a Woodhouse con su oponente en la elección del 2016, la directora ejecutiva de la escuela chárter [financiadas con fondos públicos pero administradas de manera privada] Pinecrest Academy, Carrie Buck.

El Ex-Asambleísta Republicano Stephen Silberkraus, quien forma parte del comité de tres personas que inició el proceso de destitución de cargo en contra de Woodhouse, ha evitado por dos meses las llamadas y preguntas de The Nevada Independent acerca de su participación, pero cuando un reportero lo cuestionó durante un evento de campaña del Fiscal  General Republicano Adam Laxalt, explicó brevemente su implicación.

“Ahorita es cuando se tienen que escuchar las voces de los votantes acerca de, usted sabe, un oficial electo de término limitado quien yo creo que ha ido contra la voluntad de la gente”, comentó antes de retirarse porque dijo que se tenía que ir a su oficina.

El esfuerzo también se está desafiando en la corte.

A principios de este mes, Marc Elias, un prominente abogado quien trabajó como consejero general con la ex-candidata presidencial Hillary Clinton durante la elección del 2016, presentó una demanda en la corte federal en Las Vegas argumentando que el estado no obtiene ningún beneficio de las peticiones de remoción de cargo. El litigio — presentado con la ayuda de Bradley Schrager, un ex-abogado del Partido Demócrata del Estado de Nevada — afirma que una elección especial de remoción de cargo -inducida pondría una carga excesiva en los electores y debilitaría el sello distintivo del sistema republicano.

Una pareja se dirige al interior de la Biblioteca West Sahara el día de elecciones primarias. Martes 4 de abril del 2017. (Foto: Jeff Scheid/ The Nevada Independent).

El proceso

1.- Un comité de destitución debe presentar un aviso de intención de retiro con el funcionario de registro correspondiente (en este caso, el empleado del Condado de Clark). Esto se puede presentar en cualquier momento después de los primeros 10 días de la primera sesión legislativa de un legislador estatal después de una elección. La notificación debe ser firmada por tres votantes que hayan votado durante la elección general más reciente en el distrito que eligió al funcionario. (La petición contra Woodhouse fue presentada el 2 de agosto).

2.- Los patrocinadores de la petición deben juntar firmas de los votantes registrados en el distrito donde fue elegido el funcionario. Los electores deben haber votado en los comicios en los que  ganó el funcionario, y el número de firmas debe ser igual o superior al 25% de la participación electoral en el distrito en ese momento.

3.- Quienes presentaron el aviso de intención deben mandar la petición al funcionario de registro dentro de los 90 días posteriores a la presentación del aviso de intención. (La petición contra Woodhouse fue presentada el 30 de octubre).

4.- El funcionario de registro debe contar el número sin procesar de firmas en la petición dentro de los cuatro días posteriores a su presentación e informarlo a la Secretaria del Estado. Si ese número excede el número requerido de firmas para la petición de revocación, el empleado procede al proceso de verificación de la firma.

5.- El funcionario de registro debe examinar una muestra aleatoria de firmas en la petición, ya sea el 5 por ciento de las firmas o 500, el que sea mayor. Los cheques para la validez de la petición se deben completar dentro de los 9 días hábiles posteriores al envío del conteo sin procesar al Secretario de Estado.

6.- Si, con base en el muestreo aleatorio, la Secretaria del Estado determina que la petición tiene más del 90 por ciento de las firmas válidas requeridas pero menos del 100 por ciento, se inicia una nueva evaluación. Los funcionarios de registro deben seguir verificando las firmas hasta que se cumpla con el límite o se verifique la validez de todas las firmas, lo que ocurra primero. Los empleados tienen 12 días hábiles para completar el proceso de la nueva evaluación.

7.- El funcionario de registro emite un llamado para una elección especial entre 10 y 20 días después de que la Secretaria del Estado declara que la petición es suficiente, a menos que se haya presentado una demanda judicial.

8.- Si otros candidatos desean reemplazar a la persona a quien se está removiendo de su cargo, deben presentar una petición de nominación al menos 20 días antes de la elección especial. Se necesita el mismo número de firmas que requirió la petición de remoción correspondiente.

9.- La elección especial se debe llevar a cabo dentro de los 30 días posteriores a la convocatoria del funcionario de registro.

 

SHARE
Comment Policy (updated 4/20/2021): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty. Comments that contain links must be approved by admin.
7455 Arroyo Crossing Pkwy Suite 220 Las Vegas, NV 89113
© 2021 THE NEVADA INDEPENDENT
Privacy PolicyRSSContactJobsSupport our Work
The Nevada Independent is a project of: Nevada News Bureau, Inc. | Federal Tax ID 27-3192716