the nevada independent logo
En Español | Noticias Coronavirus | Nuestra Comunidad

Mientras enfrentan cifras más altas de muertes, latinos dedican Día de Muertos al COVID-19

Exhibición de altares por el Día de Los Muertos en el Boulevard Mall el viernes 30 de octubre del 2020. (Foto: Jeff Scheid/The Nevada Independent).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

Rossy Mueller Rosales recuerda con cariño la última vez que vio a su hermano mayor: El olor a carne asada y el sonido de la música llenaban el patio trasero de su casa mientras hacían una parrillada y él tocaba la guitarra en un día soleado de mayo de 2019. 

Ella no había visto a Otto Mueller desde hace cinco años y no tenía motivos para creer que sería la última vez que lo vería. Tampoco pensaba que al año siguiente el mundo se vería afectado por una pandemia mortal que acabaría con la vida de su hermano. 

Pero un año después, Mueller Rosales, quien ha vivido en Reno desde hace mucho tiempo y es originaria de Nicaragua, está poniendo la fotografía de su hermano en el altar familiar para el Día de los Muertos. 

Foto: Cortesía de Rossy Mueller Rosales.

Mueller había prometido visitar otra vez a su hermana, pero su viaje en junio del 2020 de Miami a Reno fue cancelado debido a la pandemia. Él se enfermó poco después. 

“Él apenas llevaba año y medio [en los Estados Unidos] y tenía sueños … Me contó sus planes, quería trabajar duro, abrir un negocio”, dijo Mueller Rosales a The Nevada Independent. “Hablaba con él todos los días y me contó todo lo que quería hacer y debido a la pandemia y el COVID, todos sus sueños se habían interrumpido”. 

Tan sólo en Nevada, los latinos representan el 29 por ciento de la población del estado, pero a su vez representan el 44 por ciento de los casos COVID-19, más que cualquier otro grupo racial o étnico, y suman ya 304 muertes. A nivel nacional, los latinos conforman el 18 por ciento de la población, pero representan el 21 por ciento de los decesos relacionados con el COVID. 

Las comunidades latinas han sido sacudidas por la pérdida. Muchos de ellos enfrentan retrocesos en la protección de su estatus migratorio y un duro golpe económico sin ayuda federal o estatal. 

Este año, los latinos están dedicando altares a quienes perdieron la vida por complicaciones del COVID-19. La Junta Asesora de Estudiantes Latinos de la Universidad de Nevada, Reno (UNR, por sus siglas en inglés) adornó un altar dedicado a las víctimas del COVID-19 y presentó fotos para la competencia de altares organizada por el Centro de Investigación Latino de esa casa de estudios. 

Celebrando, lamentando

Exhibición de altares por el Día de Los Muertos en el Boulevard Mall el viernes 30 de octubre del 2020. (Foto: Jeff Scheid/The Nevada Independent).

El altar que la familia de Mueller Rosales puso para su hermano, es sencillo. Incluye una foto de Mueller en una mesa de vidrio entre dos velas encendidas, con una foto impresa de Jesucristo. También hay una estatua de la Virgen María y flores anaranjadas, amarillas y rojas. 

El hermano de Mueller Rosales comenzó a presentar síntomas de COVID-19 en julio, cuando se registró el mayor aumento de infecciones en todo el país, con un récord de más de 77,000 casos en un solo día. El condado de Miami-Dade, donde Mueller vivía en ese momento, era un gran foco de contagio en los EE. UU., sumando más de 100,000 casos totales a fines de julio y donde se informaron más de 3,000 casos en un día. 

A pesar de sus síntomas, Mueller rechazó las súplicas de su familia para que se hiciera la prueba. Insistió en que no tenía la enfermedad, que se recuperaría. Su hijo, quien vivía con él, fue el que primero dio positivo al virus, pero ya se había recuperado. 

A finales de julio, Mueller desarrolló neumonía y fue trasladado de urgencia al hospital donde lo conectaron a un ventilador. Pasó aislado el siguiente mes y medio porque las visitas no podían entrar a su habitación. 

Mueller Rosales aún podía verlo a través de una cámara en su cuarto de hospital. Todos los días durante media hora, ella y otros tres miembros de la familia se conectaban a su cámara para darle ánimos desde lejos.

“Yo le decía, 'hermano, deja esa cama, amor, acuérdate de cuando tocabas la guitarra y cantábamos juntos', y hasta me ponía a cantar, pero se me cerraba la garganta y se me salían las lágrimas”, dijo con la voz entrecortada por el recuerdo. 

Desde la cámara, ella notó que la nariz de su hermano estaba amoratada por la neumonía. A pesar del bullicio de su familia, nunca lo escucharon responder. Siempre estaba dormido, sedado. 

Al final de cada llamada, su hermana rezaba con la esperanza de que su hermano se levantara algún día de la cama de hospital, pero después de dos cirugías en los pulmones, los médicos informaron a la familia que ya no podían hacer más.   

Más de 1,200 personas murieron el 11 de septiembre de 2020 en los EE. UU. por complicaciones del COVID-19, incluyendo Mueller. Tenía 68 años. 

Mueller Rosales comentó que sintió como si le hubieran arrancado una parte de su ser. 

“Estaba inconsolable los primeros días”, dijo. “Tres días no fui a trabajar, estaba de luto y lloraba. Todavía no lo puedo creer, todavía siento que lo voy a volver a ver. Es muy doloroso. Mi corazón está hecho añicos".

Un Dia de los Muertos alterado por la pandemia 

Altar participante en el concurso para la exhibicion del Dia de los Muertos organizada por la Junta Asesora de Estudiantes Latinos. (Foto: Cortesía del Centro de Investigación Latino de la Universidad de Nevada, Reno [UNR]).

Típicamente, el Día de los Muertos ayuda a aliviar el dolor por los seres queridos que ya no están mediante un sentido de comunidad. Pero este año, Mueller Rosales y otros latinos renunciarán a las reuniones habituales mientras que Nevada enfrenta un aumento constante y preocupante de casos COVID-19, especialmente en el Condado Washoe. 

Grupos y organizaciones comunitarias adaptaron sus eventos para mitigar la propagación del virus entre una población que ya es vulnerable. 

“También ha habido este aislamiento de todos nosotros al no poder asistir a las festividades habituales, especialmente para la comunidad latina”, dijo J. Diego Zarazua, coordinador de educación e investigación y divulgación del Centro de Investigación Latino. "Estamos muy orientados a la comunidad donde nos encanta reunirnos porque nos alimentamos de eso — siempre nos preocupamos por el otro y cómo podemos ayudar a los demás". 

Además de dedicar su programa del Día de los Muertos 2020 a las víctimas del COVID-19, el centro de investigación también se asoció con el Centro de Capacitación de Salud Pública de Nevada para brindar más información acerca del COVID-19 entre los latinos. 

Altar Fe y Esperanza creado por Comunidad Migrante Las Vegas. Viernes 30 de 0ctubre del 2020. (Foto: Jeff Scheid/The Nevada Independent).

Si bien los latinos tienen muchas opciones para celebrar virtualmente, al menos un evento será en persona. Comunidad Migrante Las Vegas mantiene una invitación abierta para ver 14 altares en un gran terreno junto a una zona residencial. 

Además del altar dedicado a quienes perdieron la vida por complicaciones del COVID-19, Comunidad Migrante Las Vegas también montó altares dedicados al fallecido cantante y actor mexicano Antonio Aguilar y a la soldado del Ejército Estadounidense Vanessa Guillen, quien fue asesinada en una base militar de Texas por otro soldado a principios de este año. 

“Esto está realmente ligado a nuestra cultura”, dijo Zaida Martinez, organizadora del evento. “El Día de los Muertos es uno de los más importantes porque es cuando nos ponemos en contacto con las personas que han fallecido. Para nosotros, es una forma de decirles: 'Estamos aquí y ustedes siempre estarán presentes”. 

El grupo diseñó el evento para que funcionara como un método de recorrido "drive-thru" a pie para evitar aglomeraciones. Los asistentes podrán ver los altares mientras pasan, pero se les alentará a mantener la fila en movimiento. Aunque los organizadores han pedido a los asistentes que usen cubrebocas, también estarán disponibles a la entrada junto con desinfectante de manos. 

La oficina del Gobernador Steve Sisolak también publicó un conjunto de pautas para las celebraciones del Día de los Muertos, mismas que, además de las recomendaciones usuales, alientan a las personas a limitar las reuniones y preferiblemente realizar eventos al aire libre.

Mueller Rosales batalla con ese punto, el de seguir las pautas por el COVID-19. Dijo que su hermano no había comprendido la gravedad de la pandemia y no creía lo que escuchaba en las noticias. 

“Lo único que puedo seguir repitiendo e insistiendo es que no debemos esperar a que sucedan cosas malas, no debemos esperar a que muera alguien cercano a nosotros para tomar conciencia de la situación que estamos viviendo y cómo nos ha afectado a todos, al mundo entero”, dijo. “Esto es grave y vale la pena tomar precauciones, cuidarnos a nosotros mismos y a los demás”. 

Mueller Rosales no podrá votar en las elecciones generales debido a sus estatus de residente permanente, pero espera que el candidato Demócrata Joe Biden ocupe la oficina del presidente y maneje la pandemia de manera distinta a Trump, quien ha sido criticado por haber descartado el virus tempranamente y la falta de políticas que pudieron haber reducido de manera significativa el número de casos en los EE. UU.

Recordando 

El altar a Otto Mueller, dedicado por Rossy Mueller Rosales y su familia. (Foto: Cortesía de Rossy Mueller Rosales).

Mueller Rosales dijo que este fin de semana se quiere concentrar en recordar a su hermano como era antes de su enfermedad.

“Quería recordarlo como era cuando vino aquí; fue casi como si hubiera venido a despedirse, sin saberlo”, dijo. "Estaba sano". 

Los recuerdos de su hermano ofrecen una luz en tiempos difíciles. 

“Era un hombre alegre. Disfrutaba mucho tocar la guitarra, cantar e ir a la playa. Estaba activo. Cuando hablé con él por teléfono, fue como si estuviera de pie frente a mí, porque se reía de todo y yo le recordaba: '¿Te acuerdas cuando éramos jóvenes y me querías enseñar a conducir una motocicleta? ¿Y nos caímos dando la vuelta a la esquina?'”, dijo Mueller Rosales, riendo. “Siempre estábamos hablando de recuerdos”. 

Este domingo, Mueller Rosales invitó a cenar a sus tres hijas para compartir el platillo favorito de su hermano, baho; una comida tradicional nicaragüense hecha con carne de res, plátanos y yuca envueltos en hojas de plátano y cocidos al vapor.

La familia va a encender velas por sus muertos y rezarán por ellos.

“Va a ser diferente porque está reciente en nuestros corazones”, dijo.  

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips