the nevada independent logo
Padres e hijos se preparan para lanzar globos durante un evento de campamento de fútbol celebrado por Azulblue en Charlie Frias Park en Las Vegas. Domingo 2 de abril del 2017. (Foto: Daniel Clark / The Nevada Independent ).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés publicada en The Nevada Independent.

Una nueva auditoría ha señalado varias razones por las que el estado batalla para brindar un tratamiento oportuno a los más de 9,000 niños de Nevada quienes tienen autismo, a pesar de que los legisladores han destinado millones de dólares más para ese objetivo en años recientes.

La investigación, elaborada por auditores legislativos y aprobada el jueves por los legisladores, encontró que el estado subestimó ampliamente sus proyecciones acerca de la cantidad de niños que atendería a través de programas financiados con fondos públicos.

En 2015, el estado predijo que costaría $35.7 millones al año dar tratamiento a 2,500 menores, pero en realidad solo gastó unos $15 millones al año y ha ayudado a cerca de 1,300 niños.

Mientras el dinero no se utiliza, casi la mitad de las 118 familias encuestadas para la auditoría dijeron que era "difícil" o "muy difícil" que su hijo fuera diagnosticado formalmente con autismo, lo cual es un requisito previo para obtener el apoyo.

La espera promedio para obtener la aprobación para el registro en el Programa de Asistencia para el Tratamiento del Autismo (ATAP, por sus siglas en inglés) — una iniciativa estatal para ayudar a las familias a pagar lo que suele ser una terapia intensiva y costosa — fue de casi medio año a partir del verano pasado, y eso sin contar el tiempo de espera para que se abran espacios de proveedores para que un niño pueda comenzar la terapia.

Esperar demasiado para empezar el tratamiento puede significar que los niños no vivirán de forma independiente, ni hablar o tener una vida social normal cuando sean mayores.

Pocos incentivos para atender a clientes de bajos ingresos

La auditoría subrayó una diferencia de pago para los terapeutas de primer frente que ha hecho más fácil el acceso al tratamiento para los pacientes con seguro privado y ha hecho mucho más difícil que los clientes de Medicaid de bajos ingresos tengan las mismas oportunidades.

Como resultado, casi dos tercios de los proveedores optan por no atender a los clientes con seguro de Medicaid, y otros limitan la cantidad que aceptarán de pacientes de Medicaid. 

La auditoría advirtió a los funcionarios estatales que tengan más cuidado con las suposiciones fundamentales que hacen al calcular las notas fiscales. Las estimaciones de costos altos son una razón común por la cual los legisladores eliminan o alteran drásticamente proyectos de ley.

Las fuerzas del mercado que ponen a los beneficiarios de Medicaid en desventaja cuando procuran un tratamiento podrían empeorar a medida que el estado enfrenta los recortes presupuestarios provocados por la pandemia.

Personal inadecuado

Hubo buenas noticias en la auditoría. El número de terapeutas que atienden a pacientes con autismo está aumentando. Desde agosto de 2019 hasta octubre de 2020, la cantidad de profesionales con licencia en Nevada para brindar el tratamiento de Análisis de Conducta Aplicado que se recomienda para niños con autismo creció un 64 por ciento, de menos de 1,000 a más de 1,600.

Esto sigue siendo apenas suficiente para atender a casi de dos tercios de un estimado de 6,000 niños en Nevada quienes probablemente se beneficiarán con la terapia.

Los niños de mayor edad con comportamientos más difíciles esperan más porque los proveedores son selectivos y los terapeutas que pueden brindar el tratamiento después del horario escolar son "muy solicitados", dijeron los auditores.

Un proceso confuso

Los auditores anotaron que las familias a menudo tienen dificultades para encontrar un tratamiento seguro para sus hijos, y afirmaron que el estado no ha proporcionado una guía paso a paso o una lista completa de proveedores que ofrecen los servicios.

Muchas familias no reciben ayuda para encontrar un proveedor y los niños tienen que esperar que haya un terapeuta disponible; esto "depende de la suerte y la tenacidad del cuidador", señalaron los auditores.

El informe recomendó que el programa ATAP del estado debe asignar administradores de atención para ayudar a las familias a monitorear factores como cuáles proveedores aceptarán su seguro y quiénes tendrán disponibilidad.

Posible fraude

Los auditores identificaron $6 millones de gastos cuestionables en servicios para el autismo desde 2016, en gran parte de proveedores que facturaron a Medicaid por horas excesivas, en algunas ocasiones incluidas más de 24 horas en un solo día.

Una revisión de los datos de reclamos en el pago por servicio de Medicaid detectó más de 3,000 casos en los que se registraron más de 15 horas de trabajo en un solo día. Se facturaron horas excesivas en casi el 3 por ciento de todas las reclamaciones.

El reporte concluyó que el sistema de Medicaid no tiene controles adecuados para detectar si las horas facturadas no son razonables. A veces, las horas de supervisión y planificación para el tratamiento de un niño se facturan a Medicaid, pero la mayoría son por un tratamiento directo e individual.

Suzanne Bierman, administradora de la División de Política y Financiamiento de la Atención Médica, dijo que espera que dentro del año, la agencia tenga una mejor idea de cuáles casos de horas excesivas son un fraude intencional que debe remitirse al fiscal general y cuáles fueron errores al momento de capturar los datos de los pacientes.

"Hemos aceptado todas las recomendaciones proporcionadas en esta auditoría", dijo Bierman. "Siempre aprecio la oportunidad de mejorar continuamente nuestro programa y ya comencé a investigar estos problemas a mayor detalle".

Audit of Delivery of Treatment Services for Children With Autism by Michelle Rindels on Scribd

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.

What Happened Here: A six-part series on COVID-19 in Nevada

correct us
ideas & story tips