the nevada independent logo
Entrevistado durante la venta de pupusas, Miguel Ángel Funes dijo que, aunque es originario de Honduras y ya se hizo ciudadano estadounidense, le afecta la cancelación del TPS porque tiene familiares amparados por ese programa.

Dueños de negocio, familias y trabajadores, son parte de unos 200,000 inmigrantes de El Salvador que enfrentan el dilema de regresar a su país, y de romper la alcancía para poder pagar las tarifas de reinscripción a un programa que durante unas dos décadas les ha permitido trabajar en los Estados Unidos y les ha brindado alivio contra la deportación.

Bajo ese panorama, un grupo de beneficiarios del TPS radicados en Las Vegas decidió reunirse con Senadores y Congresistas en Washington para pedirles que pasen leyes que les brinden una solución permanente, pues muchos de ellos temen regresar a las condiciones de violencia y carencias económicas de su país de origen.

Pupusas por el TPS

Cocinar 300 pupusas y venderlas a $ 2 dólares cada una, fue el primer paso que tomaron para juntar fondos y poder pagar los $300 dólares que cuestan sus boletos de avión.

En medio de olor a comida, música, y personas que bailaban, miembros del Comité TPS de Las Vegas, integrado por unas 15 personas, indicaron durante la venta de pupusas que cinco de sus integrantes estarán en la capital del país del 3 al 7 febrero.

Los organizadores de la iniciativa dijeron que además de los casi $ 500 dólares que deben pagar por su trámite de renovación del TPS, también tienen que sacar de su propio bolsillo para poder costear el viaje.

Sandra Granados prepara pupusas durante una recaudación de fondos que apoya a una delegación de Las Vegas que se dirige a Washington, DC. Sábado 27 de enero del 2018. (Foto: Luz Gray).

La noticia de la cancelación del programa el mes pasado no fue bien recibida para personas como Sandra Granados, una de las beneficiarias del TPS que viajará a Washington.

Granados, quien vive en Las Vegas y ha estado amparada por el TPS para El Salvador desde el 2001, dijo mientras preparaba unas pupusas de chicharrón que creció durante tiempos muy violentos y difíciles en su país.

“Estaba pequeña cuando fue la guerra”, dijo Granados. “Mi desayuno de todas las mañanas era ver cadáveres y personas decapitadas en la carretera cuando yo iba camino a la escuela”.

Gracias al grupo Médicos sin Fronteras, donde fue traductora voluntaria en El Salvador, Granados pudo aprender más acerca de los Estados Unidos, a donde emigró poco después en busca de una vida más tranquila y segura.

“Le puedo decir que tengo la vida de un gato”, dijo Granados. “He muerto y vuelto a nacer porque sobreviví la guerra y el terremoto del 2001. Mi mamá y yo corrimos, llegamos hasta el estacionamiento de un supermercado. Nos abrazamos y dijimos ‘hasta aquí”.

Granados, quien es madre soltera, dijo que era empleada de una aerolínea, por lo que llegó a los Estados Unidos con su visa.

Granados agregó que actualmente es mesera en uno de los casinos de Las Vegas Boulevard y siente que con el paso de los años este país se ha convertido en un hogar para ella y sus tres hijas, quienes son ciudadanas estadounidenses.

La madre de familia siente miedo de quedar expuesta a la deportación cuando expire su permiso TPS, pero dijo que decidió viajar a Washington con la comitiva de Las Vegas porque no ha perdido las fuerzas de salir adelante.

Este pasado 8 de enero el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció la decisión de cancelar el Estatus de Protección Temporal o TPS para El Salvador y “retrasar la terminación por 18 meses. La designación terminará el 9 de septiembre de 2019”.

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) informó que, si los beneficiarios desean mantener su TPS hasta la fecha de finalización del programa, deben reinscribirse durante el período de 60 días, que comenzó el jueves 18 de enero y concluye este 19 de marzo. Tarea que no es fácil.

El trámite de reinscripción para cada beneficiario nunca ha sido gratuito. Un reporte del Servicio de Investigación del Congreso mostró que, en 1994, la tarifa del formulario I-765, una solicitud de autorización de empleo era de $ 70. Ahora, son $ 410 dólares, lo que se traduce en un dilema para familias con más de un integrante en necesidad de renovar.

Unidos por el TPS

Granados indicó que los miembros de la comitiva de Las Vegas que irán a Washington tendrán que pagar por sus boletos de avión y hotel, además de que algunos pidieron permiso para faltar al trabajo.

“El fin inicial fue recaudar fondos para el boleto de avión”, dijo Granados. “Pero queremos seguir con estas actividades porque hay familias que no pueden renovar porque no tienen dinero. Estamos hablando de cuatro niños en una familia con TPS. ¿De dónde van a sacar los fondos?”

Miguel Ángel Funes también entiende esa preocupación. Entrevistado durante la venta de pupusas, dijo que, aunque es originario de Honduras y ya se hizo ciudadano estadounidense, le afecta la cancelación del TPS porque tiene familiares amparados por ese programa.

Funes, quien ha vivido en los Estados Unidos desde hace 20 años y se apuntó como voluntario para formar parte del comité de Las Vegas que irá al Congreso, agregó que quienes no apoyan el TPS saben que para los beneficiarios es difícil tener que regresar a su país.

“Yo no creo que ellos lo ignoren”, dijo Funes. “Sencillamente no hay un gesto de humanidad en lo que hacen”.

La comitiva de Las Vegas planea unirse al cabildeo que llevará cabo en el Congreso la Alianza Nacional TPS, encabezada por grupos en favor de los inmigrantes, como la Red Nacional de Jornaleros (NDLON, por sus siglas en inglés) y el Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).

La Alianza TPS señala que en junio pasado beneficiarios del TPS de todo Estados Unidos se reunieron en Washington D.C. para formar el grupo y así representar a los diferentes países que cuentan con esa designación.

El llamado nacional de unión es una de las principales motivaciones para Granados, quien comentó que está dispuesta a seguir apoyando la causa del TPS.

“Yo no me voy de regreso. Ya sé lo que es luchar por sobrevivir lo que fue la guerra”, dijo Granados. “Ya he vivido una lucha de muerte y de aquí no me sacan”.

IndyFest 2020
Sat., Oct. 3rdLearn more
Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips