the nevada independent logo
La Senadora Demócrata por Nevada Catherine Cortez Masto afuera de la Casa El Presidente, donde algunos niños inmigrantes que fueron separados de sus padres están siendo detenidos. A ella se le negó la entrada. Lunes 25 de junio del 2018. (Foto:Luz Gray).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés, misma que aparece en The Nevada Independent.

Entrada al Centro de Detención Port Isabel de ICE en Los Fresnos, Texas. Lunes 25 de junio del 2018. (Foto: Luz Gray).

Este sábado, las agencias federales emitieron un comunicado conjunto delineando lo que llamaron un esfuerzo “bien coordinado” para reunir a las familias inmigrantes que han sido separadas a través de la política de “tolerancia cero” de la administración Trump.

Pero la noticia al parecer no les había llegado a los detenidos en el centro de la  Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en Port Isabel en Los Fresnos, Texas; un remoto complejo ubicado en una parcela de terreno pantanoso, accesible por un camino de terracería lleno de baches que fue cerrado por labores de construcción.

Cuando la Senadora Demócrata Catherine Cortez Masto llegó allí este lunes y preguntó a un salón lleno de personas quién estaría en disposición de hablar con ella, todos levantaron las manos.

Los detenidos, vestidos con uniformes color azul marino, ansiaban obtener información acerca de sus hijos — dijeron que los guardias cambian el canal cada vez que las noticias de familias separadas aparecen en la televisión — y algunos, cuyos hijos nunca habían estado solos, se preguntaban cómo sus niños estarían reaccionando al ser la primera vez que no estaban con su mamá y papá.

“Cuando les dije que la mayoría de la gente de este país vio lo que esta administración hizo al separar a sus familias, y se indignaron y ahora están protestando, y están con ellos y luchan por ellos, se les dibujó una sonrisa en su rostro”, dijo al salir del centro Cortez Masto a reporteros, a quienes no se les permitió la entrada e incluso se les retiró de la caseta de vigilancia afuera del complejo. La senadora indicó que los detenidos “no tenían idea. Ni idea".

El tema de la separación de familias surgió después de que el Fiscal General Jeff Sessions anunció que todos los que cruzan la frontera de manera ilegal serán procesados ​​penalmente. En lugar de ser liberados entre la comunidad por cometer un delito menor, y pedirles que se presenten a su cita en la corte, los migrantes están en centros de detención, y sus hijos, a quienes no se les permite permanecer en los centros de detención para adultos, son enviados a otra parte.

La abogada Norma Sepúlveda, quien al salir del centro de detención habló con la prensa desde su camioneta, dijo que la mayoría de sus siete clientes pro bono no saben dónde están sus hijos. A los padres se les entregan números para llamar, pero el teléfono sólo suena y suena.

Sepúlveda indicó que en uno de sus casos, un padre que entró al país ilegalmente hace alrededor de dos semanas, el cliente tiene familiares que viven legalmente en los Estados Unidos y saben cómo navegar el sistema. Teniendo a la mano el número de identificación de extranjera de su hija de 9 años, la familia ha determinado que la niña primero fue trasladada a Chicago y luego a Arizona, a pesar de que no han hablado con ella desde hace casi una semana.

En otros casos que atiende Sepúlveda, relacionados con inmigrantes centroamericanos que casi no tienen raíces en los Estados Unidos, los padres están prácticamente a oscuras.

Cortez Masto dijo que hay una desconexión entre lo que dicen las agencias federales públicamente y lo que está sucediendo en realidad. Aunque ICE precisó el sábado que había “dedicado el Centro de Procesamiento Port Isabel como el principal para la reunificación de familias y de eliminación para los adultos bajo su custodia”, el personal del centro le dijo que no podía acomodar a los niños allí, por lo que el uso del término “reunificación familiar” era un misterio.

Cuando Cortez Masto trató de organizar una visita a la Casa El Presidente, un refugio para niños detenidos que es dirigido por Southwest Key, una organización sin fines de lucro, se le dijo que tenía que programar el recorrido al menos con dos semanas de anticipación y se le pidió que saliera cuando se presentó la mañana del lunes. Los funcionarios le ofrecieron mostrarle un centro en Nueva York, pero ella dijo que quería ver lo que estaba ocurriendo en la frontera suroeste.

La senadora agregó que no estaba segura de que el Departamento de Salud y Servicios Humanos, como se dijo en el comunicado del sábado, tiene noción de todos los niños que están bajo su custodia.

“Si saben que los niños están ahí de seguro no han intentado darles una oportunidad para que tengan contacto con sus padres”, dijo. “Para mí, eso es no tener corazón”.

El Centro de Detención Port Isabel del ICE en Los Fresnos, Texas el lunes 25 de junio del 2018. Funcionarios federales dicen que las familias que han sido separadas a raíz de la política de “cero tolerancia” serán reunificadas en este centro. (Foto: Luz Gray).

Cortez Masto señaló que durante su visita a Port Isabel, que duró cerca de dos horas, pudo hablar con seis mujeres y tres hombres. Rodeado con alambre de púas, este lugar le hizo recordar las cárceles que visitó cuando fue fiscal general de Nevada.

“Cuando los ves, no parecen delincuentes peligrosos, se ven como padres de familia o adultos que literalmente están abatidos y preocupados y tristes porque enfrentan una situación en la que no tienen idea de dónde están sus hijos”, dijo acerca de los detenidos.

Una de ellas fue Ana, la dueña de un negocio, quien le dijo a la senadora que había sido extorsionada tan severamente que decidió huir de su natal Honduras con su hija de 5 años de edad. Ana, después de haber sido testigo de un asesinato, tomó en serio las amenazas de muerte de su extorsionador.

Otra mujer llamada Miriam le dijo a Cortez Masto que fue separada de su hijo de 10 años, quien es sordo. Miriam llegó a los Estados Unidos debido a persecución y para darle una mejor vida a su hijo con capacidades diferentes, de acuerdo con lo que narró la senadora.

“Una mujer me dijo que no se puede ir con las autoridades del orden, entonces ¿Con quién puedes ir cuando estás tratando de proteger la vida de tus hijos?” comentó Cortez Masto.

Otra mujer contó cómo los padres tuvieron que formarse en una fila siguiendo las órdenes de las autoridades de inmigración y se les dijo que iban a tener que dejar a sus hijos. Los padres tenían la opción de poner a sus hijos en un autobús, o dejar que los oficiales lo hicieran.

“Cada una de las mujeres... estaban llorando. Porque estaban pensando acerca de su historia, y que les están quitando a sus hijos”, dijo Cortez Masto. “Fue tan desgarrador. No sé cómo alguien podría haber escuchado eso y retener las lágrimas, y no sentir más que indignación y que deseas proteger a estos niños y a estas madres y reunirlos”.

Cortez Masto no es la primera legisladora del Congreso que se traslada a la frontera y visita los centros de detención — los Congresistas Demócratas Rubén Kihuen y Jacky Rosen han recorrido los sitios en los últimos días, junto con otros legisladores. Pero ella dice que las visitas son valiosas ya que pueden exponer las políticas migratorias de esta administración.

La senadora comentó que entendió con más claridad qué información necesita solicitarle a la administración cuando vuelva: Lo que están haciendo para reunificar a las familias, su línea de tiempo para hacerlo y si necesitan recursos adicionales, tales como más jueces de inmigración.

Pero agregó que la primera prioridad en el Congreso debe ser poner fin a la política de cero tolerancia y buscar medios menos restrictivos para asegurar que las personas que ingresan al país ilegalmente no puedan fugarse, tales como grilletes en el tobillo con un sistema de GPS.

“No es un elemento disuasorio para las familias que huyen de su país porque están siendo perseguidas y están tratando de proteger la vida de sus hijos”, dijo con respecto a la tolerancia cero. “Su opción es quedarse en su país y ser asesinados, o que maten y violen a sus hijos, o venir a este país donde dijimos que tenemos leyes de asilo, y si usted es perseguido, buscaremos ayudarlo y tratarlo como a la víctima que es”.

Cortez Masto criticó duramente a un gobierno al que describió como inepto y dispuesto a atacar a los inmigrantes “como una técnica para exaltar a su base política”.

“Cuando nosotros como país estamos separando niños de sus familias e intencionalmente lo hacemos para obtener una especie de ganancia política o una presunta disuasión, es indignante. No es lo que somos como país“.

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips