the nevada independent logo
Cientos de estudiantes, padres y maestros se reunieron en Carson City como parte de la Semana Nacional de la Opción Escolar. En la imagen se ve a Reagan Langtimm, alumna de Imagination Station School. Miércoles 25 de enero del 2017. (Foto: Tim Dunn / Especial para The Nevada Independent).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

Una abuela dijo que estaba agradecida porque sus nietos no tenían temor de que los asaltaran. Un padre de familia comentó que ahora sus hijos están en grupos de clases más pequeños que en los que él estuvo alguna vez. Y otro padre dijo que su hijo, quien va adelantado en sus estudios, finalmente disfruta una escuela nueva.

Los tres niños fueron inscritos en escuelas privadas debido a la Beca de la Oportunidad de Nevada, y formaron parte de las decenas de personas que el pasado martes presentaron sus comentarios ante legisladores para pedirles que en los próximos dos años impulsen dicho programa con otros $20 millones de dólares.

Más de 2,300 estudiantes están recibiendo becas a través del programa, que enfrenta un futuro incierto debido a que algunos Demócratas escépticos han obtenido más control legislativo, y tal vez necesiten eliminar a cientos de beneficiarios si se reduce la financiación que hubo durante la administración del ex Gobernador Brian Sandoval, tal como ha recomendado el actual primer mandatario de Nevada, Steve Sisolak.

“Por favor, no interrumpan la educación de estos estudiantes que reciben Becas Oportunidad”, dijo Catherine Polyak, directora de la International Christian Academy en Las Vegas, donde una cuarta parte de los estudiantes reciben el apoyo. “Hay mucha necesidad, y hemos utilizado las herramientas para ayudar a los estudiantes que tienen estas necesidades particulares y desean estar en grupos más pequeños y en una comunidad más acogedora”.

Las dos horas del comentario público que sobrepasaron el tiempo que se esperaba y movieron de horario una audiencia que iba a durar todo el día para discutir el presupuesto, puede ser un presagio de lo que vendrá en la sesión legislativa.

Si bien el controversial programa estilo cupones de Cuentas de Ahorro para la Educación (ESAs, por sus siglas en inglés) está todo menos fuera de discusión para una legislatura controlada por Demócratas que se le han opuesto firmemente, defensores de la elección escolar ven en las Becas de la Oportunidad una apertura importante en el programa, que es más limitado y que tiene cuatro años de existencia.

La medida está reservada para hogares que perciben 300 por ciento o menos por debajo de la línea de pobreza, ofreciendo diversos subsidios dependiendo del nivel económico de una familia según la escala de ingresos; muchos Demócratas votaron a favor de otorgar fondos adicionales al programa en 2017 como parte de un acuerdo al final de la sesión.

“Creo que los funcionarios electos por voto popular en ambos partidos están empezando a despertar a esta oleada de apoyo que hay en nuestras comunidades para la selección de escuelas”, dijo el ex líder Republicano del Senado, Michael Roberson, en un foro en octubre. “Hemos triplicado las Becas Oportunidad y no quiero pasar por alto eso porque la conversación siempre es acerca de las ESAs”.

Cómo funciona

Promulgada en 2015, las becas Oportunidad dan a los estudiantes de familias de bajos y medianos recursos hasta $8,132 dólares al año para que asistan a una escuela privada.

Las empresas donan el dinero de la beca a una agencia de becas sin fines de lucro y reciben un crédito fiscal para cubrir sus obligaciones modificadas generadas por actividades económicas (impuesto sobre nómina).

En 2017, legisladores Republicanos prometieron que votarían en contra de cualquier iniciativa de presupuesto a menos que los Demócratas financiaran las ESAs; un programa más radical que permitiría a un número ilimitado de estudiantes, independientemente de sus ingresos familiares, tomar cada uno miles de dólares en fondos para la educación pública y utilizarlos para pagar un colegio privado u otros gastos educativos.

Después de un dramático debate, ambas partes llegaron a un acuerdo: Algunos republicanos apoyarían el presupuesto a cambio de una sola inversión de $20 millones de dólares para las Becas de la Oportunidad.

Ese intento de financiación supera la cantidad requerida por la ley vigente — que es de alrededor de $6.7 millones de dólares para este año escolar y un crecimiento del 10 por ciento cada año. Esto ha permitido que el programa enliste más estudiantes que de otro modo no recibirían la beca, aunque todavía hay otros 1,300 alumnos en lista de espera.

Pero los $20 millones de dólares en fondos solamente pueden repartirse a lo largo de cinco años.

Valeria Gurr, de la Coalición por la Opción Escolar de Nevada (Nevada School Choice Coalition) estima que una vez que ese período se acabe y se gaste el dinero, unos 900 participantes perderán su beca, lo que podría poner a los colegios privados fuera del alcance de muchos beneficiarios y enviarlos de vuelta a la escuela pública; una consecuencia política más dura de asumir que oponerse a las ESAs, que nunca ha desembolsado dinero.

“Si un estudiante fue acosado o académicamente no avanzó lo suficiente, tendría que volver a eso”, dijo el Senador estatal Republicano Scott Hammond, quien patrocinó la iniciativa de ley original de la ESA. “Puede tener la mejor escuela cerca de usted y podría no ser la correcta para su hijo”.

Oposición

Sisolak dijo que incluyó en su presupuesto los créditos fiscales requeridos por la ley de 2015. En el próximo año fiscal, eso equivale a $7,320,500, y otros $8,052,550 al año siguiente.

Pero en una entrevista la semana pasada con Jon Ralston, editor de The Nevada Independent, Sisolak indicó su oposición a la solicitud de $20 millones dólares que mantendrían el nivel de financiación aprobado bajo la administración de Sandoval.

“Las Becas Oportunidad son una forma complicada de ESA... preferiría invertir $20 millones de dólares adicionales en nuestro sistema de educación pública”, dijo. Aunque indicó que entiende a los padres que se sienten frustrados por la calidad de las escuelas públicas, “las personas que están abogando por las ESAs deberían estar abogando por más fondos para la educación pública... Si restamos estos dólares al sistema de educación pública, tendremos un déficit aún mayor en el sistema de educación pública del que ya teníamos”.

La Asociación de Educación Estatal de Nevada, que es el sindicato de maestros, planea oponerse a los esfuerzos para ampliar las Becas de la Oportunidad, incluso en medio de las quejas de los padres de familia debido a que los grupos grandes en las escuelas públicas no beneficiaban a sus hijos.

Uno de los padres escribió a los legisladores para explicarles que su hijo quien estudiaba secundaria no estaba teniendo éxito en una escuela pública, pero destacó en la Sierra Lutheran High School en Carson City.

“Con sólo unos 15 estudiantes por grupo, los maestros tienen tiempo para trabajar con él y ayudarle a aprender el material”, escribió Terry Trease. “Los maestros pueden establecer una conexión mucho más fuerte con mi hijo lo que ha marcado una enorme diferencia tan sólo en sus primeras semanas de clase”.

Goldie y Vern Pierce, quienes están criando a sus tres nietos, expresaron lo mismo. Su nieto mayor se había atrasado en la clase y no estaba recibiendo suficiente apoyo en su escuela pública.

Funcionarios del Sindicato coinciden en señalar que los grupos son demasiado grandes, pero la solución implica una drástica aceleración de los recursos para la educación pública y tajantemente se oponen a aumentar los fondos de las Becas de la Oportunidad más de lo que la ley ya requiere.

“Tenemos los grupos más grandes del país, por lo que tenemos que invertir los recursos públicos en las escuelas públicas; para que podamos reducir el tamaño de los grupos,” dijo Chris Daly, director adjunto del sindicato. “Tomar dinero que podría ir a las escuelas públicas para reducir el tamaño de los grupos, para subsidiar a ciertos a estudiantes para que puedan ir a escuelas privadas, sólo va a empeorar el problema ... la mayoría de los estudiantes de Nevada van a escuelas públicas y por lo tanto nuestro trabajo tiene que [ser] mejorar todas las escuelas de Nevada para todos los niños de Nevada“.

Cálculo político

Las ESAs generaron críticas, en parte, porque suministrarían pagos fijos de miles de dólares al año en dinero para la educación estatal para todos los estudiantes, incluyendo a quienes provienen de una familia acomodada.

Actualmente, el 75 por ciento de los estudiantes que participan en el programa de Becas Oportunidad son elegibles para recibir almuerzo gratis a precios reducidos, siendo el ingreso promedio del hogar de un becario de alrededor de $46,000 dólares. Veintiocho por ciento de los beneficiarios de las becas son latinos y el 27 por ciento proviene de dos o más razas.

Pero con los Republicanos siendo una minoría firme en la Legislatura y sin control de la Mansión del Gobernador, los defensores de la elección escolar están tratando de encontrar apoyo entre los Demócratas, quienes históricamente no han demostrado gran entusiasmo hacia dicho concepto.

Como ejemplo, la Coalición por la Elección Escolar de Nevada aplaudió públicamente a varios Demócratas después de que ganaron las elecciones.

“Apoyamos ambos partidos”, dijo Gurr. “Estamos interesados ​​en trabajar con el que nos va a apoyar”.

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips