the nevada independent logo
El editor Jon Ralston, a la izquierda, y el Gobernador Steve Sisolak discuten temas de política durante el evento IndyTalks el martes 22 de enero de 2019, en el Smith Center. (Foto: Daniel Clark / The Nevada Independent).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

El Gobernador Steve Sisolak está pidiendo un salario mínimo de $12 dólares por hora, replanteando una serie de posturas políticas liberales en medio de la agenda relativamente moderada que ha trazado para su primer mandato como gobernador.

En el evento IndyTalks organizado por The Nevada Independent este martes en el Smith Center en Las Vegas, Sisolak reiteró su apoyo para eliminar, de los antecedentes penales, delitos relacionados con la marihuana.

Pero también defendió su posición como un moderado a favor de las empresas —lo que reforzó en su Informe Estatal la semana pasada al señalar que no iba a subir impuestos — argumentando que la cancelación de una propuesta de reducción de la tasa fiscal sobre la nómina con un valor de $48 millones de dólares al año no era un aumento en los impuestos.

Los comentarios del gobernador expusieron cuáles propuestas políticas serán prioritarias durante la próxima sesión legislativa e indicaron si las políticas moderadas o liberales definirán los siguientes cuatro años de la administración de Sisolak.

Desde la salud hasta la educación, y todo lo que compete a su gobierno, estos son algunos de los temas que Sisolak discutió la noche del martes.

Educación

El Gobernador Steve Sisolak reacciona a una pregunta durante el evento IndyTalks el martes 22 de enero de 2019, en el Smith Center. (Foto: Daniel Clark / The Nevada Independent).

Para Sisolak la educación pública fue una prioridad de campaña y le dio continuidad durante su Informe Estatal, en el que anunció un incremento salarial del 3 por ciento a los educadores.

El estado no puede obligar a los distritos escolares a invertir recursos adicionales para cubrir sueldos, pero Sisolak dijo que le ha indicado a los superintendentes que estos fondos no se deben canalizar hacia otros fines.

“No necesito más superintendentes, superintendentes asociados ni vice superintendentes”, dijo, generando un fuerte aplauso. “Necesito que los maestros empiecen a ser compensados de una manera un poco más justa”.

Sisolak también afirmó su compromiso de avanzar hacia una fórmula de financiamiento, que permite que los dólares por alumno vayan a los estudiantes en función de sus necesidades.

El gobernador dijo que de aquí en adelante no quiere depender tanto de fondos categóricos como Escuelas Zoom o Escuelas Victory, que otorgan recursos adicionales a las instituciones educativas con poblaciones más grandes de alumnos quienes están aprendiendo inglés o provienen de familias de bajos ingresos.

Sisolak se mostró escéptico al menos hacia un programa del grado escolar K-12 de la era Sandoval: El Read by 3, o Leer en el Grado 3, cuyo objetivo es asegurar que los estudiantes estén leyendo con soltura al finalizar el tercer grado.

Los estudiantes que no estén leyendo a dicho nivel podrían repetir el año. Sisolak dijo que el aspecto del atraso será difícil tanto para maestros cómo estudiantes.

“Suena bien en teoría, pero en sentido práctico, no creo que vaya a funcionar”, dijo. “Realmente no lo creo”.

Sisolak también explicó por qué no incluyó en su presupuesto la propuesta que hizo Sandoval para expandir las Becas de la Oportunidad (Opportunity Scholarships) que se basa en las necesidades de los estudiantes, y que el gobernador describió como “una forma complicada de una ESA” [Cuenta de Ahorro para la Educación] el programa estilo cupones que los Republicanos han tratado de implementar en Nevada.

“Prefiero invertir $20 millones de dólares adicionales en nuestro sistema de educación pública”, dijo el mandatario.

En el tema de carreras a nivel profesional, Sisolak — quien fue regente del Sistema de Educación Superior de Nevada durante 10 años — señaló que buscará invertir en más capacitación profesional y técnica a nivel colegio comunitario.

“No todos los niños deben ir a la universidad. Esa es una creencia que ha estado allí durante mucho, mucho tiempo: ‘Tienes que ir a la universidad para tener éxito’”, dijo Sisolak. “Me pasé 10 años en la Junta de Regentes y vi la triste situación de hacer frente a una gran cantidad de padres que me llamaban y me decían, 'Mire, mi hijo o hija se acaba de graduar, tiene un título de artes liberales' — estas personas debían de $50,000 a $60,000 dólares — y el mejor trabajo que pueden conseguir es como asistentes de la gerencia en un restaurante de comida rápida. Eso es un problema".

Al mismo tiempo, agregó, los “técnicos de HVAC [aires acondicionados] o los fontaneros están ganando $80,000 dólares al año, y no nos damos abasto con la demanda de este servicio”.

Sólo el 23 por ciento de los nevadenses tiene al menos una licenciatura, de acuerdo con la Encuesta de la Comunidad Estadounidense, del Buró de Censo de los Estados Unidos, esta cifra es apenas superada por otros cinco estados y significa estar siete puntos por debajo de la media nacional.

“Los estudiantes necesitan saber que esa opción está disponible para ellos”, dijo.

Oficina del Gobernador para Nuevos Americanos

Sisolak eligió cuidadosamente sus palabras al hablar de su propuesta para la creación de la Oficina del Gobernador para Nuevos Americanos. Él quiere que el centro sirva para proporcionar servicios a los inmigrantes, pero en repetidas ocasiones eludió preguntas directas acerca de si esto también incluye a los inmigrantes indocumentados.

“Son personas reales con problemas reales y vidas reales”, dijo. “Si somos capaces de proporcionar servicios para los inmigrantes en este país, quiero hacerlo”.

Pero su respuesta a una pregunta final — respecto a que si la conocida DREAMer Astrid Silva sería bienvenida en el centro — aclaró un poco más esta duda.

“Absolutamente”, respondió.

Salario mínimo

El gobernador dijo que le gustaría ver que el salario mínimo del estado aumente a por lo menos $12 dólares por hora, aunque resaltó que modificarlo implicará una transición de años o “algo así como $1 al año durante tres, cuatro años”.

En Nevada, el mínimo de $7.25 sólo se aplica a los empleadores que ofrecen seguro de salud, y los que no proporcionan este beneficio pagan $8.25 por hora.

Durante la sesión de 2017, legisladores Demócratas redactaron dos iniciativas de ley dirigidas a aumentar el salario mínimo, acordando en última instancia una propuesta del Senado de establecer un tope salarial de $12 por hora a lo largo de cinco años.

Esa iniciativa de ley finalmente fue vetada por el Gobernador Republicano Brian Sandoval, junto con un esfuerzo de los Demócratas de la Asamblea para establecer un nivel mínimo de prestaciones de salud requeridas para empleadores para que pudieran pagar $7.25 por hora como mínimo.

Los Demócratas también aprobaron un aumento al salario mínimo, por separado, esta vez de $14 por hora, pero como una enmienda a la Constitución de Nevada, lo que significa que la medida necesita aprobarse de nuevo durante la sesión de 2019 y obtener un voto popular a su favor en las elecciones generales de 2020.

 

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
correct us
ideas & story tips