the nevada independent logo
Vista de la Universidad de Nevada, Reno. Martes 26 de agosto del 2020. (David Calvert/The Nevada Independent).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés.

Cuando quedó claro en marzo pasado que la pandemia era la amenaza de salud pública más grave en más de un siglo, en cuestión de días colegios y universidades del Sistema de Educación Superior de Nevada (NSHE) cerraron sus puertas y cambiaron casi todas las clases a distancia.

Más de un año después, la perspectiva de regresar al salón de clases en forma masiva es una realidad cada vez más cercana para decenas de miles de estudiantes de Nevada, incluyendo los que nunca han pisado el campus de su propia escuela.

Debido a que los peores efectos de la pandemia han disminuido gracias a los esfuerzos de vacunación, la NSHE ha fijado el 1 de julio para regresar a las actividades en persona.

“La mitad de la educación universitaria en realidad ocurre fuera del salón con los estudiantes compartiendo entre ellos”, dijo el profesor de inglés de la Universidad de Nevada, Las Vegas  (UNLV), Doug Unger. “Se juntan, hablan de cosas, se ríen de la manera de pensar de sus profesores, se quejan o exaltan las virtudes de lo que estudian, y se unen de esa manera … creo que siempre ha sido así, y eso es lo que hemos perdido".

El 1 de julio marca un momento decisivo en el avance de la pandemia para más de 100,000 universitarios de Nevada y decenas de miles de empleados más.

El impulso para exigir las vacunas

En mayo, la Canciller de NSHE, Melody Rose, anunció que su oficina comenzaría a redactar planes para que la vacuna COVID-19 fuera un requisito para todos los estudiantes universitarios de Nevada.

Citando una medida similar de los sistemas de educación superior de California, el anuncio de Rose no llegó a hacer cambios formales o a presionar por un mandato definido y, en la práctica, simplemente pidió a los estudiantes y padres que se prepararan para esa posibilidad.

De acuerdo con un comunicado de Rose, la falta de acción inmediata no se debió al rechazo de los estudiantes, padres o directivos, sino a una serie de obstáculos legales que aún siguen firmes, incluyendo la llamada autorización de uso de emergencia (EUA).

La EUA acompaña a las tres vacunas COVID-19 que circulan en los EE. UU. La medida se diseñó originalmente para emergencias de salud pública para evitar el largo proceso de revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y acelerar el acceso a fármacos que pueden salvar vidas.

Sin embargo, parte del marco legal de la EUA es una ley federal que brinda a las personas la capacidad de aceptar o rechazar el tratamiento con un medicamento aprobado por EUA, en este caso la vacuna COVID-19.

Como resultado, algunos expertos legales dicen que el tema enfrenta un limbo legal, y no está claro cómo los tribunales podrían tratar cualquier mandato mientras esté en vigor la EUA.

No se ha determinado cuándo la junta estatal podría aprobar tal mandato, aunque directivos universitarios han señalado que las vacunas son probablemente la medida de mitigación de COVID más importante para el regreso completo en persona a los campus.

Mascarillas, el sistema de honor y el regreso a los salones

A fines del mes pasado, NSHE optó por seguir la guía más reciente de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) eliminando esencialmente los requisitos del uso de cubrebocas para quienes están completamente vacunados; mientras que deja vigente la medida para quienes aún no lo están.

Sin embargo, el NSHE no dio instrucciones acerca de si, o cómo las instituciones deberían verificar si quienes no usaban cubrebocas en el campus estaban efectivamente vacunados.

En un comunicado a The Nevada Independent, el Portavoz del NSHE Francis McCabe, dijo que "la responsabilidad personal y comunitaria es un valor fundamental que se espera en todo el sistema de educación superior pública de Nevada", y que "todos los estudiantes y empleados de NSHE están obligados a cumplir con el código de conducta de su institución, las políticas de NSHE, y la ley".

Otras instituciones del NSHE han implicado el uso de un sistema de honor incluso cuando las mascarillas siguen siendo necesarias para los no vacunados, y el Presidente de la Universidad de Nevada, Reno (UNR), Brian Sandoval, afirmó en una carta a los estudiantes: “La integridad personal y la honestidad deben guiar nuestra decisión” sobre el uso de cubrebocas.

En la UNR, el capítulo local de la Alianza de Profesores de Nevada (Nevada Faculty Alliance) envió una carta a Sandoval para que fuera mucho más allá de los requisitos de la NSHE, incluida la obligación de la vacuna para estudiantes de UNR y seguir con los requisitos de mascarillas para grupos de alto riesgo.

Es poco probable que se promulguen restricciones adicionales en las próximas semanas la UNR continuará las directrices de los CDC a medida que se emitan.

Aún así, el profesor Unger dijo que para muchos maestros la perspectiva de un regreso a los salones — incluso si todavía están en pie clases mixtas — de todos modos sigue siendo una opción bienvenida.

"Hay tanto en la comunicación que se basa en gestos y la presencia", dijo. “Y la enseñanza vía Zoom pierde todo eso. Se puede decir mucho con solo una expresión".

Comment Policy (updated 4/20/2021): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty. Comments that contain links must be approved by admin.

Nevada Recovery Dashboard

The Nevada Independent will track the most important economic indicators across the state on this page.

What Happened Here: A six-part series on COVID-19 in Nevada

correct us
ideas & story tips