the nevada independent logo
Asistentes al foro “Trans & Queer Latinxs Las Vegas Gathering” organizado por Make The Road en sus oficinas de Las Vegas el 9 de junio del 2018. (Foto: Alexander Zapata / The Nevada Independent)

Mucho antes de que llegara la pandemia, Natalie Hernández ya había enfrentado retos que dejaron huella en su vida.

“Crecí sabiendo que mis papás no eran ciudadanos, que no podían viajar fuera del país, y que no podían votar”, dijo Hernández en una entrevista reciente para el podcast Cafecito con Luz y Michelle. “Como que nunca entendí exactamente qué significaba eso”. 

En el 2011, cuando Hernández tenía 19 años y era estudiante en la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV, por sus siglas en inglés), recibió la noticia de que sus padres habían sido aprehendidos por oficiales de inmigración. Su padre fue deportado y su madre pudo quedarse en los Estados Unidos bajo condición de abandonar el país al final del mes. 

En medio de la difícil experiencia, su madre sufrió un derrame cerebral que la dejó en el hospital por un largo tiempo. Esa demora resultó ser una especie de bendición disfrazada. Cuando Hernández cumplió 21 años, pudo solicitar que su madre tuviera la residencia permanente, y en noviembre de este año, su madre pudo convertirse en ciudadana estadounidense.

Pero ese dolor ha cambiado  la trayectoria de su vida permanentemente.

“Eso me abrió los ojos a las injusticias que estaban pasando diariamente en mi comunidad”, señaló. “Me dije: ‘Nunca me quiero sentir así otra vez. Si me educo y me involucro, a lo mejor puedo ayudar más. Entonces voy a luchar para que esto no le pase a ninguna otra persona”.

Natalie Hernández, directora política adjunta de Make The Road Nevada. (Foto: Cortesía Make The Road- NV).

Hernández encontró lugar para su trabajo comunitario en Make The Road Nevada, una organización progresista donde ha laborado desde hace casi 3 años. Ahora se desempeña como directora política adjunta, donde aboga por cambios en las políticas de administración pública, como viviendas asequibles y reforma migratoria. 

“Nunca vi una carrera en la política”, dijo. “No me imagino estar en otra parte”.

La pandemia ha traído nuevos retos. Aunque el grupo todavía está luchando por sus objetivos en pólizas públicas, ha afinado su enfoque para satisfacer necesidades más básicas e inmediatas, asegurándose de que la gente tenga comida y refugio en un momento en que muchos inmigrantes se quedan fuera de los paquetes de ayuda del gobierno.

“La lucha ahora se ve un poco diferente. La lucha ahora es garantizar que nuestra comunidad tenga lo que necesita para sobrevivir”, dijo.

Ese esfuerzo ha incluido ayudar a administrar subvenciones del Fondo Esperanza, que atiende a inmigrantes indocumentados que no son elegibles para cheques de estímulo, desempleo y otras ayudas gubernamentales que han sido un salvavidas para muchos nevadenses durante la recesión económica. 

Make the Road es uno de varios grupos que distribuyen fondos de $300 dólares para familias a través de dicho programa de financiación privada.

La pandemia también ha cambiado la forma en que el grupo mantiene conexiones con aquellos a quienes brinda servicios. Cuando los cierres llevaron a los miembros de la organización a trabajar desde casa, una de las mayores preocupaciones fue asegurarse de no perder comunicación con los miembros de la comunidad.

La oficina del grupo estaba llena de movimiento antes de la pandemia. Se hacían juntas y foros informativos, y los jóvenes también acudían para formar parte de actividades después de la escuela. 

Cuando tuvo que cerrar sus oficinas y trabajar a distancia, la organización empezó a ayudar a varios miembros quienes no sabían cómo usar una computadora o la plataforma de videoconferencias Zoom

Make The Road también hizo uso de la creatividad para mantener informada a la comunidad en un año marcado por la pandemia y crucial en los Estados Unidos, incluyendo temas de inmigración, elecciones, y el censo.

“Tuvimos todo un programa que se llamó censo y cena. Mandábamos cena gratis a las familias y un enlace para que se reunieran vía Zoom”, dijo Hernández. “Les explicamos la importancia del censo y que se sintieran seguros de participar, aunque no fueran ciudadanos estadounidenses”. 

A pesar de que el 2020 trajo retos y enseñanzas, Hernández sabe que el próximo año habrá que juntar las piezas que dejó sueltas la pandemia. Eso incluye abogar ante la legislatura estatal por la comunidad a la que sirve y seguir de cerca el desempeño de la administración del Presidente Electo Joe Biden. 

“Estamos esperando que el equipo de Biden pase la reforma migratoria”, dijo. “No solo para los recipientes de DACA, sino para los millones de otros inmigrantes que no tienen ninguna forma de poder hacerse ciudadanos”. 

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.

What Happened Here: A six-part series on COVID-19 in Nevada

correct us
ideas & story tips