the nevada independent logo
Estudiantes de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nevada, Reno, en el sitio de pruebas COVID-19 del Distrito de Salud del Condado Washoe ubicado en el Centro de Eventos Reno-Livestock el sábado 16 de mayo del 2020. (Foto: David Calvert / The Nevada Independent).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

El Gobernador Steve Sisolak está urgiendo a los nevadenses a tener esperanza pero también a continuar siguiendo los protocolos de salud mientras la primera asignación estatal de la vacuna COVID-19 está programada para llegar a mediados de diciembre.

Aunque el estado todavía está esperando saber cuál será su primera distribución de vacunas, funcionarios de inmunización ya se están preparando para proveerlas a trabajadores de la salud y residentes de asilos, de acuerdo con una nueva pauta federal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Los funcionarios estatales esperan que el proceso de distribución de vacunas avance rápidamente luego de una reunión del comité de la Administración de Alimentos y Fármacos programada para el 10 de diciembre.

Los funcionarios dijeron que solo una parte de los trabajadores de la salud en cada centro médico recibirá la vacuna en una sola entrega, para así tener en cuenta la posible escasez de personal relacionada con los efectos secundarios de la vacuna, que pueden incluir un poco de fiebre y un brazo adolorido. 

La vacunación de residentes de centros de atención médica prolongada correrá a cargo de las farmacias CVS y Walgreens.

De acuerdo con una versión actualizada del manual de estrategias de vacunación del estado, que fue distribuido este miércoles, Nevada espera vacunar, para fines de enero, a las 173,000 personas designadas como Nivel 1, que incluye a los trabajadores de la salud, personal del Departamento de Correccionales de Nevada, las fuerzas del cumplimiento de la ley y funcionarios de seguridad pública.

Para fines de febrero se vacunará a quienes se encuentren en el Nivel 2 — un grupo de 271,000 personas que abarca personal de educación y guarderías, profesores de educación superior, trabajadores del transporte público, quienes trabajen en la agricultura y reclusos, entre otros — aunque estos plazos están sujetos a cambios según las cantidades asignadas para las vacunas federales.

Los funcionarios estatales agregaron que hasta el momento planean que el público en general comience a recibir la vacuna entre la primavera y mediados del próximo año. No habrá un mandato de vacunas en todo el estado, aunque Sisolak señaló que algunos empleadores podrían optar por establecer sus propios requisitos.

La vacuna COVID-19 que recibirá Nevada dependerá del gobierno federal, aunque los funcionarios estatales dijeron que al parecer la vacuna Pfizer, que tiene una tasa de eficacia del 94 por ciento, será la primera en llegar.

Sisolak añadió que el proceso de verificación a través del Grupo de Trabajo de Revisión de Seguridad Científica COVID-19 está sucediendo "al mismo ritmo" que el proceso de aprobación federal y no se prevé que cause ningún retraso en la distribución de la vacuna.

"Estamos más cerca del final que del principio, y definitivamente hay una luz al final del túnel", afirmó Sisolak. "No hay duda de que estas vacunas desempeñarán un papel fundamental para ayudar a combatir esta enfermedad, pero se necesitará tiempo para asegurarse de que todos tengan acceso a la vacuna".

Por ahora, Sisolak reiteró a los nevadenses que se queden en casa lo más que puedan, eviten las grandes reuniones, se laven las manos y usen un cubrebocas, describiendo esas medidas como un "puente" hasta que la vacuna esté ampliamente disponible. Sin embargo, dijo que en estos momentos el puente es "inestable", citando los números de COVID-19 aún en aumento en el estado.

Sisolak señaló que las cifras más recientes aún no reflejan un aumento en la propagación viral que pudo haber ocurrido durante Acción de Gracias.

Actualmente, al estado le quedan 13 días más de una "pausa estatal" de tres semanas anunciada por Sisolak antes de Acción de Gracias. El mandatario señaló que, si el estado no ve pronto un cambio en su tendencia, tendrá que implementar más medidas de mitigación.

“Si esta crisis continúa empeorando, tendremos que tomar la lamentable decisión de adoptar medidas más contundentes, algo que he estado tratando desesperadamente de evitar para equilibrar los impactos económicos”, dijo Sisolak.

El gobernador aclaró que no planea imponer prohibiciones de viaje o restricciones relacionadas con los viajes, incluyendo las alertas y cuarentenas recomendadas para los visitantes antes de su llegada o requisitos de pruebas, incluso cuando este miércoles los CDC nuevamente instaron a los estadounidenses a no viajar durante la temporada navideña.

“Es una situación difícil”, dijo Sisolak. "Estamos caminando al filo de la navaja tratando de equilibrar la economía y, al mismo tiempo, un sistema de salud que ha sufrido una gran carga".

Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.

What Happened Here: A six-part series on COVID-19 in Nevada

correct us
ideas & story tips