the nevada independent logo
El Doctor Fermín Leguen (a la izq.) director médico del Distrito de Salud del Sur de Nevada, en una conferencia de prensa en Las Vegas acerca del coronavirus el 5 de marzo de 2020. (Foto: Jackie Valley / The Nevada Independent).

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que será publicada la próxima semana en The Nevada Independent.

El Doctor Fermín Leguen ha sido una figura familiar en el combate al COVID-19 en el Sur de Nevada, presentando actualizaciones en inglés y español, su lengua materna.

Pero asumir el coronavirus en el área más poblada de Nevada no representa la primera vez que Leguen, de 65 años, enfrenta un importante desafío en materia de salud pública. 

Criado y educado en Cuba, Leguen trabajó durante tres años con la Organización Mundial de la Salud en Etiopía en la década de 1980, cuando el país fue devastado por una hambruna que se estima cobró 1 millón de vidas y lidió con el SIDA.

“Es diferente de otras pandemias”, dijo Leguen a The Nevada Independent en Español en una entrevista reciente. “Al menos una de cada 4 personas que son infectadas con COVID nunca presentan síntomas de la enfermedad, pero son capaces de transmitirla. Eso es un volumen bastante grande. Entonces eso cambia mucho la dinámica de cómo uno se va a enfrentar a ello”.

La capacidad de Leguen para comunicarse en dos idiomas es de particular importancia, ya que el coronavirus ha afectado desproporcionadamente a la comunidad hispana del Sur de Nevada. Los latinos han sido diagnosticados con COVID-19 a una tasa mucho más alta que cualquier otro grupo étnico, y con más del doble de frecuencia que los anglos.

Pero Leguen es honesto al referirse a las deficiencias de la agencia que lidera desde octubre como jefe interino de salud: El personal no refleja la diversidad total de la población, la respuesta a la comunidad podría haber sido más rápida, y se podría hacer más para que información indispensable sea más accesible a los hispanohablantes.

“No tenemos la misma proporción de empleados que hablan español dentro del distrito que pueden comunicarse con la población hispana”, dijo. “Eso es una limitación grande que tenemos”. 

Leguen también quiere ver más colaboración con grupos en la comunidad. En mayo, el distrito de salud anunció pruebas en iglesias cuyas congregaciones son predominantemente latinas, así como en los consulados de México y El Salvador; pero dijo que una participación más profunda dentro de los subgrupos del condado podría ayudar a detectar puntos de contagio y problemas antes de que aparezcan en el sistema de monitoreo del distrito de salud. 

“Lo que tratamos de comunicar a la población hispana, no llega a todos porque no hemos usado los canales que nos van a hacer llegar a esos otros grupos dentro de la comunidad”, dijo. “Por eso, una de las cosas que queremos hacer en el futuro inmediato, es ver cómo fortalecemos esa comunicación”.

El martes 30 de junio, el Condado Clark y funcionarios locales anunciaron la campaña Está En Tus Manos Nevada con el fin de que la comunidad hispana del estado encuentre en un solo lugar recursos de ayuda relacionados con prevención y concientización acerca del COVID-19, incluyendo sitios para hacerse la prueba y otros servicios de salud.

Sisolak at coronavirus press conference
El Gobernador de Nevada Steve Sisolak demuestra cómo toser o estornudar cubriéndose con el codo. Lo anterior fue bajo el marco de una conferencia de prensa en conjunto con funcionarios de agencias estatales realizada este viernes 28 de febrero de 2020 para abordar la respuesta de Nevada con respecto al coronavirus. (Foto: Jeff Scheid/ The Nevada Independent).

Encontrando su vocación

Leguen, quien nació en Guantánamo — provincia cubana tal vez mejor conocida como sede de la prisión estadounidense — originalmente quería especializarse en neurocirugía. Pero una tía quien trabajaba en salud pública en La Habana le mostró el campo, y así comenzó una residencia en epidemiología.

“Nunca me he arrepentido de hacerlo porque me he sentido muy satisfecho de lo que he visto y las cosas en las que he podido contribuir en muchas comunidades”, dijo. 

Leguen apoyó programas de vacunación y abordó el brote de cólera en Etiopía, abriendo allí clínicas de salud. También trabajó en programas para enfermedades respiratorias y para el SIDA, justo cuando esa enfermedad se estaba consolidando en la década de 1980.

“Eso me dio la oportunidad de conocer ese país, sus sitios más remotos”, dijo.

En Cuba fue investigador en el Instituto Pedro Kourí, donde formó parte de un grupo que desarrolló una vacuna contra la meningitis B, una enfermedad bacteriana que se desarrolla en el cerebro y la médula espinal, causando la muerte o daños neurológicos graves. 

Desde que la vacuna comenzó a aplicarse ampliamente en Cuba entre 1989 y 2006 la incidencia de la enfermedad disminuyó 97 por ciento.

Después de una breve conferencia en el campo de la salud pública en Galicia, España, Leguen llegó a los EE. UU. en 1991, con ayuda de un tío que vivía en Miami y quien lo patrocinó para que viniera a este país. Actualmente vive con su esposa Rosario, quien es asistente de maestra, y su hija de 14 años.

La Cuba comunista mantiene la tradición de contar con una fuerza laboral médica sólida, incluyendo la mayor población de médicos en el mundo, con 82 doctores por cada 1,000 personas, según la Organización Mundial de la Salud. Eso es más de tres veces la tasa en los EE. UU., que tiene unos 26 médicos por cada 1,000 personas.

Eso ha hecho que Cuba mande médicos a otras partes del mundo. Por ejemplo, un grupo de 52 doctores cubanos fue enviado a Italia en marzo, cuando ese país estaba en medio de una fuerte batalla contra el coronavirus.

Leguen afirmó que las iniciativas están motivadas tanto por intereses humanitarios como por estrategias políticas.

“Es una ayuda directa y efectiva generalmente a poblaciones que no tienen ese acceso a servicios de salud avanzado, y también es uno de los instrumentos políticos del gobierno cubano para interactuar o penetrar más fuertemente en otros territorios”, dijo Leguen.

Una de las mayores diferencias que ve del sistema en su país natal es cómo la atención médica en Estados Unidos está tan fuertemente ligada al empleo. Las decisiones acerca de mantener o dejar un trabajo a menudo están dictadas por la preocupación de perder el seguro médico.

Ese es un problema que Leguen considera que se va a agravar a medida que Nevada calcula una tasa de desempleo devastadoramente alta, y con personas cuyas compañías pudieron haber suspendido trabajadores y mantenido su seguro de salud eventualmente los saquen de la cobertura. 

Si bien las personas desempleadas pueden buscar un seguro llamado COBRA, a menudo resulta extremadamente caro.

Se esperaba que casi 100,000 nevadenses más se inscribieran en Medicaid a fines de mayo en comparación con abril.

Leguen indicó que quienes pierden su seguro podrían retrasar su atención médica hasta que la situación se convierta en una emergencia; pero también podría afectar el sistema en general, haciendo más difícil que los hospitales recuperen costos de servicio y que su presupuesto se vea rebasado.

Volantes informativos acerca de la prevención de enfermedades se muestran en las instalaciones principales del Distrito de Salud del Sur de Nevada en Las Vegas el viernes 6 de marzo de 2020. (Foto: Daniel Clark / The Nevada Independent).

Una enfermedad distinta

Con enfermedades como el cólera, seguir las prácticas básicas de higiene puede servir de mucho para detener la enfermedad, pero la forma sigilosa en que se transmite el COVID-19, y el hecho de que aún se desconoce mucho de este virus, complican la estrategia.

“El hecho de que una persona no tengan un síntoma ni signo, no significa que no te pueda pasar la enfermedad”, dijo Leguen.

El médico describió la situación entre los nevadenses y los funcionarios de salud pública en marzo como tensa e insegura sobre cómo abordar una pandemia. Meses después, hay una mayor comprensión de la enfermedad, a pesar de que todavía quedan muchas incógnitas y hay un resurgimiento de casos.

“Se ven menos manifestaciones de temor hacia la enfermedad”, dijo. “Esperamos que en las próximas semanas o meses esta epidemia disminuya o desaparezca. No sabemos, porque es un fenómeno nuevo, pero tenemos esperanza de que así sea, con las medidas que se han estado tomando”.

Si bien elogió la forma en que varias organizaciones han trabajado juntas para responder a la pandemia, Leguen reconoció que toda la situación es personalmente agotadora.

“Me cuesta trabajo diferenciar cuál es el lunes del viernes, o el domingo del miércoles”, dijo.

Pero aparte de la carga de trabajo, el mayor reto ha sido la forma en que la pandemia le ha impedido estar con las personas que más le importan.

“Lo que me ha afectado es que no puedo ver a mis familiares y amigos, no poder compartir tiempo con las personas que más quiero”.

NV Indy
2020 Election Center
Stories
Candidate Trackers
Endorsements, Ads, Policies, Visits
& More
visit now
Comment Policy (updated 10/4/19): Please keep your comments civil. We reserve the right to delete comments or ban users who engage in personal attacks, use an excess of profanity, make verifiably false statements or are otherwise nasty.
loading...

@TheNVIndy ON TWITTER

podcast iconCAFECITO CON LUZ Y MICHELLE

    correct us
    ideas & story tips

    EN ESPAÑOL